Entrada

Costillas confitadas a la miel

El aporte de grasa de las costillas de cerdo no es nada despreciable, por ello son un capricho para ocasiones especiales
300 gr. de costillas de cerdo ibérico, sal, pimienta, ajo, tomillo, romero, canela, cardamomo, 1 litro de aceite, 2 cucharadas de miel, 1 chorreón de vino blanco, 1 cucharadita de jugo de carne. Para la guarnición: 4 habitas baby, 2 huevos, 100 gr. de pan rallado, orégano, tomillo, comino, pimentón, albahaca en polvo.
Calorías 281 kcal / 100gr
Proteína 17 gr / 100gr
Grasa 23.6 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Las costillas confitadas a la miel son un bocado exquisito que hoy, nuestros expertos en cocina, Javi y Lucas, elaboran aportando su toque novedoso.

Costillas confitadas a la miel

 Así lo cocinamos

Comenzamos poniendo las costillas en una olla junto a todas las especias y cubrimos de aceite. Confitamos durante 7 horas aproximadamente a fuego muy lento (dejamos hasta que la carne se separe del hueso fácilmente). Atemperamos y deshuesamos en caliente para que sea más fácil.

El siguiente paso es cocer las patatas baby. Las cortamos entonces en rodajas gruesas. Mezclamos el pan rallado con las especias. Pasamos las patatas por el huevo y luego por el pan rallado especiado. Freímos en aceite de oliva.

Caramelizamos entonces las costillas marcando a fuego fuerte en una sartén con aceite. Añadimos dos cucharadas de miel, el vino blanco y el jugo de carne. Cocemos a la vez que glaseamos con una cuchara.

A la hora de servir, hacemos una camita con las patatas. Encima colocamos las costillas y napamos con el jugo sobrante. Decoramos con tomillo y ¡ya está listo para ser degustado!

 Información Nutricional

El aporte de grasa de las costillas de cerdo no es nada despreciable, y como consecuencia es una de las partes más calóricas del animal. Su consumo debe moderarse por lo tanto si se siguen dietas de adelgazamiento o de restricción lipídica, así como en caso de hipercolesterolemia ya que gran parte de la grasa es de tipo saturada. La carne proporciona además proteínas y vitaminas del grupo B.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina