Entrada

Crujiente de espinacas y langostinos con humus

Las espinacas contienen una buena y variada cantidad de vitaminas y minerales
3 hojas de pasta bric
80 gr. de cebolleta
10 langostinos
40 gr. de tomates en dados
40 gr. de espinacas frescas
100 gr. de crema de queso
100 gr. de cebolla
200 gr. de garbanzos cocidos
pimentón
el zumo de ½ limón
cilantro
60 cl. de caldo de ave
aceite de sésamo
comino y sésamo. Aceite de oliva.
Calorías 21 kcal / 100gr
Proteína 2.6 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.6 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Creativa. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Nuestros expertos cocineros, Javi y Lucas, elaboran una deliciosa receta de crujiente de espinacas y langostinos que acompañan con una crema de origen árabe: el humus.

Crujiente de espinacas y langostinos con humus

 Así lo cocinamos

Elaboramos primero los crujientes: pochamos la cebolleta en una sartén con aceite de oliva y agregamos los langostinos troceados. Cuando estén casi hechos agregamos el tomate en dados y las espinacas.
Apagamos el fuego y con la sartén aún caliente, agregamos el queso y mezclamos hasta lograr una masa homogénea. Salpimentamos y dejamos que se enfríe.

Estiramos entonces la pasta bric. Colocamos encima un poco del sofrito anterior y doblamos en forma de triángulos, plegando los picos. Pintamos con aceite y horneamos hasta que queden crujientes.

Para el humus, pochamos la cebolla y añadimos los garbanzos cocidos. Le añadimos el pimentón y el comino. Antes de que se quemen, añadimos el zumo de limón y el caldo. Trituramos el conjunto.

Ponemos al punto de sal y de aceite de sésamo. Y al final, añadimos cilantro picado y las semillas de sésamo.

Acompañamos los crujientes con un bol de humus y ¡a disfrutar de un rico y original plato!

 Información Nutricional

Uno de los ingredientes protagonistas de esta receta son las espinacas. Éstas contienen una buena y variada cantidad de vitaminas y minerales, además de tener un alto contenido en agua y pocas calorías. Entre estos últimos debemos resaltar la presencia del calcio y el magnesio. Además, aportan a nuestro organismo sustancias de acción antioxidantes, que nos ayudan a prevenir enfermedades de carácter degenerativo.

Por su parte, los garbanzos empleados en la elaboración del humus contienen una cantidad de hierro moderada que, acompañada de alimentos ricos en vitamina C, como el zumo de limón, mejora su absorción.

La pasta bric sumará algo de grasa a esta original receta.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina