Los níscalos crecen en pinares y bosques mixtos. Su seta, o cuerpo fructífero, aflora en otoño, y es muy apreciada en gastronomía
200 gr. de habitas baby
300 gr. de níscalos
½ cebolleta picada
2 dientes de ajo
1 punta de pimentón
50 ml. de vino blanco
menta
romero
tomillo
fondo oscuro.
Calorías 390 kcal / 100gr
Proteína 23.5 gr / 100gr
Grasa 0.8 gr / 100gr
Hidratos de carbono 60 gr / 100gr
Índice glucémico 40

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Lucas y Javi elaboran un plato muy tradicional y sencillo aprovechando la temporada del níscalo

Habitas con níscalos

 Así lo cocinamos

Calienta un poco de aceite en una cazuela y sofríe en ella el ajo y la cebolleta, todo ello muy bien picado.

Incorpora las hierbas y, cuando la cebolla se encuentre bien pochada, añade los níscalos lavados y troceados, las habitas, el pimentón, el vino y el fondo oscuro.

Deja cocer el conjunto hasta que las habas queden tiernas.

 Información Nutricional

Las habas aportan hidratos de carbono, proteínas, fósforo, magnesio y hierro, siendo estos valores más altos en el haba seca que en la fresca. El aporte de hidratos de carbono oscila entre un 55 ó 60%, siendo normalmente el almidón el componente mayoritario. Su elevado aporte de fibra facilita la movilidad intestinal y evita la retención fecal en el organismo, aunque también favorece la flatulencia. El contenido en grasa de las habas es casi nulo. Es buena fuente de vitaminas del complejo B.

En cuanto a los minerales, destacan el potasio, el fósforo, el magnesio y el zinc. Los níscalos, al igual que el resto de setas, poseen un contenido en agua muy elevado, lo que hace que presenten un valor calórico muy bajo. Además, son buena fuente de vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes, muy beneficiosas para la salud.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina