Entrada

Tosta de sardinillas con paté de mejillones

La sardina ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, pues reduce los niveles de colesterol en sangre
1 lata de sardinillas
1 lata de mejillones en escabeche
1 rebanada de pan de hogaza
1 tomate
1 cebolleta
cebollino
1 chorreón de vinagre de manzana
4 nueces
mezclum de lechugas
1 manzana
100 gr. de aceite de oliva.
Calorías 68 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Creativa. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

¿Quieres un original entrante para sorprender a tus invitados? Prueba con esta tosta de sardinillas con paté de mejillones.

Tosta de sardinillas con paté de mejillones

 Así lo cocinamos

Lo primero que debemos hacer es triturar los mejillones en escabeche con el caldito de la lata. Cortamos el pan en forma de rectángulo y doramos en una sartén. Ahora preparamos una vinagreta picando en cuadrados el tomate sin piel y la manzana.
Sumamos la cebolleta y aliñamos con el vinagre, el cebollino, el aceite y la sal. Untamos el pan con la pasta de mejillones y colocamos encima la sardinilla en lara. Cubrimos con la vinagreta. Aliñamos también la ensalada con la vinagreta.

 Trucos y Consejos

Para dar un toque muy original a este plato, presenta la ensalada en una lata de conservas.

 Información Nutricional

Uno de los ingredientes protagonistas de esta receta es la sardina, un pescado perteneciente a la familia de los pescados azules que destacan por ser una inagotable fuente de Omega 3, un ácido graso que nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, pues reduce los niveles de colesterol en sangre. La sardina contiene además una buena cantidad de proteínas de gran valor biológico, así como vitaminas A, D, B2, B3 y minerales muy diversos, como el sodio, el fósforo, el magnesio, el hierro y el calcio.

El mejillón, por su parte, otro de los ingredientes de esta receta, es muy rico en proteínas de alto valor biológico, así como en hierro, por lo que su consumo está especialmente indicado en caso de padecer anemia. Además, contiene muy pocas calorías, lo cual hace que pueda incluirse perfectamente en dietas de control de peso. También aporta minerales como el yodo, calcio, fósforo y potasio.

Datos nutricionales de los mejillones:

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina