Entrada

Garrapiñada de avellanas con poleá y costrones especiados

La poleá es un postre típico de la cocina andaluza, es una variante de las gachas
Para la poleá: 35 gr. de aceite de oliva, 15 gr. de mantequilla, 2 ramas de canela, cáscara de limón, cáscara de naranja, 15 gr. de matalahúva, 80 gr. de harina floja, 90 gr. de azúcar y 500 gr. de leche. Para las avellanas garrapiñadas: 200 gr. de avellanas, 40 gr. de azúcar y 10 gr. de agua. Para los picatostes: 25 gr. de manteca de cacao y 200 gr. de pan brioche.

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

El postre que nos propone hoy nuestro experto repostero Manu Jara mezcla distintos sabores de dulces tradicionales formando un creativo plato.

Garrapiñada de avellanas con poleá y costrones especiados

 Así lo cocinamos

Por una parte, hacemos la crema de poleá. Infusionamos la leche con las ramas de canela, la matalahúva y las cáscaras de limón y naranja, durante 10 minutos.

Fundimos la mantequilla con el aceite y refreímos la harina. La incorporamos a la mezcla anterior y removemos hasta que cuaje.

Por otra parte, para preparar las avellanas, hacemos un almíbar a 117º con el azúcar y el agua. Añadimos las avellanas y empanizamos.

Por último, derretimos la manteca de cacao en una sartén y freímos en ella el pan brioche.

Para presentar el postre, colocamos en la base de una copa o plato las avellanas caramelizadas, rellenamos con la crema de poleá y cubrimos con los costrones de pan de especies. Espolvoreamos con cacao en polvo.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina