Entrada

Ajoblanco malagueño con granizado de tinto y uvas

Una versión sofisticada del tradicional ajo blanco
Ingredientes (4 personas): Para el ajoblanco: 250 gr. de almendras crudas, 100 gr. pan blanco (del día anterior), 1 diente de ajo, 200 gr. de aceite de oliva, 800 gr. de agua, vinagre de Jerez, sal Para el granizado de tinto: 100 ml. de tinto, corteza de naranja y limón, vainilla Otros ingredientes: Uvas moscatel
Calorías 610 kcal / 100gr
Proteína 18.7 gr / 100gr
Grasa 54 gr / 100gr
Hidratos de carbono 5.3 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Creativa. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

El restaurante Az-Zait se encuentra localizado frente a la basílica de Jesús del Gran Poder, en pleno casco antiguo de la ciudad de Sevilla.
“Az-zait” es un vocablo árabe que significa “jugo de aceituna” o, lo que es lo mismo, “aceite”, base absoluta con la cual Antonio Conejero, chef de esta casa, se sirve para elaborar una cocina de autor innovadora, con sabores y texturas capaces de sorprender al comensal más exigente.
Un buen ejemplo de ello es este magnífico Ajoblanco malagueño con granizado de tinto y uvas.

Ajoblanco malagueño con granizado de tinto y uvas

 Así lo cocinamos

Para el ajoblanco: Introducimos todos los ingredientes necesarios para su elaboración y los turbinamos en la Thermomix hasta que nos quede una crema bien homogénea. Para que nos quede más fina y sea más agradable de consumir, pasaremos el resultado anterior por un colador chino. Por último, reservamos en el frigorífico, ya que esta sopa conviene tomarla muy fría. Si no se dispone de Thermomix, podemos emplear una batidora eléctrica o un vaso americano.

Para el granizado de tinto: En un recipiente profundo, vertemos el vino tinto. Con la ayuda de la punta de un cuchillo, abrimos longitudinalmente la vaina de vainilla y extraemos todas las semillas, las cuales incorporaremos al vino tinto junto con su vaina. También añadiremos las cortezas de los cítricos. Ahora debemos dejar que el vino tinto se infusione con el resto de ingredientes. Para ello, reservaremos en el frigorífico durante 48 horas. Transcurrido este tiempo, verteremos sobre una bandeja (no muy profunda) e introduciremos en el congelador. Con la ayuda de un tenedor, iremos rallando la superficie a medida que se vaya congelando. Repetiremos esta operación hasta obtener una cantidad de granizado de tinto suficiente.

Montaje y presentación: En el fondo de una copa de cóctel transparente depositaremos las uvas, previamente peladas y sin semillas. Sobre las uvas vertemos el ajoblanco ya frío. Por último, añadimos un par de cucharaditas de granizado de tinto sobre el ajo blanco.

 Información Nutricional

El ajoblanco es una receta tradicional de la cocina mediterránea, e incluye en su preparación alimentos tan representativos de esta dieta como son los frutos secos, los cereales, la fruta y el aceite de oliva. Las almendras, en representación de los frutos secos, son fuente de proteínas vegetales, y aunque su aporte de grasa no es despreciable, ésta es de tipo monoinsaturada, beneficiosa para la salud cardiovascular. Su alto contenido en vitamina E les confiere un alto poder antioxidante, y son los frutos secos con mayor contenido en fibra.

La presencia de pan, que pertenece al grupo de los cereales, aumenta el contenido de hidratos de carbono del plato.

El aceite de oliva contribuye con su grasa a proteger la salud cardiovascular, y además aporta vitamina E. Las personas que deban seguir una dieta de control de peso deben moderar su consumo de aceite, ya que en poca cantidad aporta muchas calorías.

El delicioso sabor dulce del moscatel contrasta con los demás ingredientes, y aporta un aroma delicado a la receta.

Es una de las frutas con mayor contenido en azúcares, por lo que debe tomarse con moderación en caso de diabetes. En las uvas abundan diversas sustancias con reconocidas propiedades beneficiosas para la salud, tales como los antocianos, flavonoides y taninos, que tienen poder antioxidante.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina