Entrada

Crema de chocolate blanco con frutos rojos

La dulce unión entre el chocolate y la fruta
Ingredientes (4 personas): 1 vaina de vainilla
1 rama de canela
piel de 1 limón
250 gr. de nata
130 gr. de chocolate blanco
frutos rojos variados (fresas
moras
arándanos
etc.)

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

El primer paso será infusionar en la nata la vainilla, la rama de canela y la piel del limón.

Luego colaremos la infusión y añadiremos a ésta, cuando aún esté caliente, el chocolate blanco. Mezclamos hasta obtener la crema de chocolate blanco.

Crema de chocolate blanco con frutos rojos

 Así lo cocinamos

Por último, vertemos la crema en moldes individuales y, una vez fría ésta, añadiremos por encima los frutos rojos.

Dar un toque decorativo con una rama de grosellas.

 Información Nutricional

Un reciente estudio de la Universidad de Granada ha revelado que las frutas rojas o “del bosque” se han convertido en un protector natural contra los signos de avance de edad por las altas dosis de melatonina que poseen.

Según este trabajo, la melatonina  contenida en estas frutas provoca un efecto neutralizador en el proceso de oxidación e inflamación causado por el paso del tiempo. De hecho, los investigadores sugieren la ingesta diaria de melotanina en personas con edades comprendidas entre los 30 y los 40 años, pues tienen el potencial de retrasar las enfermedades ocasionadas por el envejecimiento.

Además, los frutos rojos son ricos en grupos fenólicos, taninos, flavonoides, y antocianos, los cuales han mostrado capacidad apoptótica en cultivos celulares de células con cáncer de colon y otros cánceres como el de próstata. El ácido elágico, componente de estos frutos, ha mostrado en estudios bloquear las vías metabólicas que conducen al cáncer.

También se ha visto que dietas ricas en grupos fenólicos pueden reducir el riesgo de varias enfermedades crónicas, como enfermedades cardiovasculares, infarto, cáncer de pulmón, próstata, asma y diabetes tipo II.

Las proantocianidinas, presentes en las grosellas rojas,  pueden además prevenir las infecciones urinarias.

Las grosellas, rojas negras o blancas, contienen un elevado contenido de vitamina C, potasio y fibra.

Los arándanos también son ricos en vitamina C y hierro.

En cuanto a las frambuesas, éstas son ricas también en vitaminas, como la C y la E, y poseen un alto contenido en agua y fibra. Aportan además pequeñas dosis de calcio, potasio, magnesio y hierro.

Las moras, baya con una buena fuente de vitamina E, es muy beneficiosa para el sistema circulatorio y, al igual que el resto de bayas, tiene una buena dosis de vitamina C.

Se llevan la palma las fresas del bosque, que aportan hierro, ácido fólico y salicílico, vitamina C y, en menor proporción, A y E. Son muy ligeras, ya que el 85% de su composición es agua.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina