Entrada

Infusión de fresas con helado de queso de tetilla

El punto final perfecto para una gran comida
Ingredientes (4 personas): 500 gr. de fresas
50 gr. de azúcar
helado de queso de tetilla
naranja enana
hojas de menta
Calorías 35 kcal / 100gr
Proteína 0.8 gr / 100gr
Grasa 0.4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 5.5 gr / 100gr
Índice glucémico 25

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Creativa. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

Para la infusión, lavar las fresas y retirarles el tallo. A continuación, introducirlas en una bolsa de vacío junto con el azúcar y envasamos.

Dejamos cocer al vapor, a 63ºC durante 45 minutos. Enfriar rápidamente la bolsa en un baño de agua con hielo.

Infusión de fresas con helado de queso de tetilla

 Así lo cocinamos

Abrimos la bolsa y depositamos las fresas sobre un colador en la nevera para que éstas vayan soltando su jugo.

En una copa o plato hondo, colocar fresas naturales cortadas en dados. Cubrimos con la infusión de fresas y colocamos encima una bola de helado. Terminar decorando con unas hojas de menta y unas rodajitas de naranja enana u otro elemento decorativo al gusto.

 Información Nutricional

La fresa destaca por su intenso sabor y sus excelentes propiedades nutritivas. De hecho, posee más cantidad de vitamina C que muchos cítricos. La temporada comprende desde marzo hasta julio, aunque en algunos supermercados podemos encontrar fresas durante todo el año, procedentes de invernadero y de las importaciones de otros países.

Constituye una importante ayuda en las dietas de adelgazamiento. El 85% de su composición es agua, lo que le confiere  propiedades diuréticas, excelentes para personas que quieran perder peso y que tengan tendencia a retener líquidos. Este efecto diurético también beneficia a aquellos que padecen cálculos renales, hipertensión y ácido úrico.

Poseen grandes cantidades de elementos muy necesarios para nuestra salud, sobre todo vitamina C (100 gramos de fresas cubren la cantidad diaria recomendada de esta vitamina), una sustancia antioxidante que, además, protege al cuerpo fortaleciendo el sistema inmune. También contienen vitamina A, vitamina E y menores cantidades de otras vitaminas como las B1, B2, B3 y B6. En cuanto a sus minerales, las fresas aportan fundamentalmente potasio y magnesio, aunque también hierro, fósforo, yodo y calcio.

Esta fruta ofrece también importantes cantidades de salicilatos, unas sales muy positivas para prevenir enfermedades cardiovasculares, degenerativas y cáncer.

Por último, no podemos obviar la importante cantidad de ácido fólico que tienen: una sexta parte de la cantidad diaria recomendada por cada 200 gramos de esta fruta. Este compuesto es fundamental para las embarazadas, ya que favorece la multiplicación celular.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina