Entrada

Paletilla de cordero segureño rellena de jamón de Trevélez y miel de caña

Disfruta del maravilloso contraste entre el cordero y la miel
Ingredientes (4 personas): 1 paletilla de cordero segureño
2 lonchas de jamón serrano con tocino
sal
pimienta
2 cucharadas de aceite de oliva virgen
1 zanahoria
1 cebolla
1 puerro
1 cabeza de ajo
2 hojas de laurel
romero
1 copa de vino blanco seco
2 cucharadas de miel de caña
Calorías 314 kcal / 100gr
Proteína 15.6 gr / 100gr
Grasa 28 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Comenzamos la receta deshuesando la paletilla. Una vez deshuesada, la rellenamos con el jamón, salpimentamos y le damos la forma deseada.

Colocamos la paletilla en una bandeja de horno junto con las verduras y horneamos a temperatura suave durante dos horas.

Paletilla de cordero segureño rellena de jamón de Trevélez y miel de caña

 Así lo cocinamos

Transcurrido el tiempo, sacamos la paletilla y elaboramos la salsa triturando las verduras asadas junto con el jugo que ha soltado el cordero. Agregamos la miel y tamizamos la salsa.

Montaje: Se coloca la paletilla en el centro del plato y la regamos con la salsa que hemos preparado. Decoramos con manojitos de yemas de trigueros y tallos de romero.

 Información Nutricional

La carne de cordero destaca por su fácil digestibilidad, motivada por el equilibrio de sus componentes químicos esenciales. Posee menos grasas que las demás, pero su contenido en proteínas es similar.

Precisamente por tratarse de animales jóvenes, los corderos proporcionan carne de elevada jugosidad. Al aumentar la edad del animal, la carne es cada vez más seca.

Refiriéndonos ya a su composición química, hay que decir que la de la carne de cordero no difiere demasiado respecto a la de otras especies. La edad, en el cordero, tiene más importancia si cabe sobre la composición de la carne. Debemos tener en cuenta, pues, que al aumentar la edad de un animal también lo hace la concentración de mioglobina y la de grasa, disminuyendo el contenido acuoso del músculo.

La carne de cordero es una excelente fuente de proteínas de alta calidad, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales. Bastan 100 gr. de carne magra de cordero para satisfacer la mitad de las necesidades proteicas de un día. Esos 100 gr. contendrían 200 calorías.

Esta carne posee un alto contenido en vitaminas del grupo B. Las variaciones con respecto a otras especies no son significativas, excepto en vitamina B1 y ácido pantoténico, que en la carne de cerdo es sensiblemente superior. Sin embargo, el aporte de vitamina C del cordero es prácticamente nulo: la que existe en origen (muy poca) queda eliminada durante el proceso de cocinado. El esto de vitaminas (A, D, E y K) se concentran principalmente en la grasa y en cantidades suficientes para satisfacer las necesidades del organismo.

La carne de cordero es también una gran fuente de minerales como el fósforo y el hierro. Se podría afirmar que cuanto más intenso sea el color rojo de la pieza, más rica es en hierro. Así, la carne de cordero pascual es más rica en hierro que la de lechal.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina