Entrada

Revuelto de ortiguillas y gambas

Con sabor a mar
Ingredientes: 15 ortiguillas de mar
10 gambas peladas
3 huevos
vino de Chiclana
1 diente de ajo
aceite de oliva virgen extra
harina para fritura de pescado
Calorías 88 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 1.8 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Enharinar y freír las ortiguillas en aceite de oliva. Las reservamos.

Picar el diente de ajo y sofreírlo en una sartén. Una vez dorado, agregar las gambas peladas y troceadas.

Revuelto de ortiguillas y gambas

 Así lo cocinamos

Introducir en la sartén las ortiguillas fritas y el vino, dejando que éste se evapore. Seguidamente, y con el fuego a potencia media, agregamos los huevos. Con la ayuda de una espátula, iremos revolviendo cuidadosamente hasta que cuaje el huevo. El revuelto debe quedar jugoso.

Montaje: Se coloca el revuelto en el centro del plato con ayuda de un aro cilíndrico de metal. Decoramos con picatostes y, para finalizar, rociamos con unas gotas de aceite de oliva.

 Información Nutricional

La ortiga de mar u ortiguilla es una anémona marina del grupo de los celentéreos que se consume como marisco. En su medio tienen un aspecto vistoso y, una vez extraídas del mar, toman colores de tonos oxidantes.
La forma más común de consumirla es frita. Dietéticamente, las ortiguillas tienen una composición similar al pescado, con elevado contenido de proteínas, colesterol y purinas, y un bajo contenido de grasas. El colesterol que poseen, como el del resto de los mariscos, va acompañado de esteroles, por lo que no se absorbe del todo.

No es un alimento de consumo frecuente, por lo que su ingesta no presenta grandes problemas en materia de hipercolesterolemia. Quienes tienen hiperuricemia o gota, o bien cálculos renales, deberán tenerlo en cuenta dado su alto contenido de purinas, que en nuestro organismo se transforman en ácido úrico, pudiendo agravar la situación clínica.

Las gambas constituyen un alimento interesante en las dietas de adelgazamiento por su bajo contenido en lípidos e hidratos de carbono. Sin embargo, deberán ser evitadas o consumidas con precaución por los pacientes con gota o hipertensión. Por otra parte, aunque el contenido en colesterol de las gambas es relativamente alto, estudios clínicos controlados han puesto de manifiesto que la elevación del las LDLs inducida por una dieta rica en gambas es inferior a la elevación de las HDLs, por lo que el efecto global puede ser beneficioso a nivel cardiovascular. Además, las gambas contienen una carga calórica moderada (100 gr. de gambas contienen 100 calorías), no contienen hidratos de carbono (su índice glucémico es nulo), no aportan ninguna fibra alimentaria, contienen
una cantidad moderada de sustancias antioxidantes y acidifican la orina. Aunque el contenido en ácidos grasos presente en las gambas es bajo, la proporción es muy favorable.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina