Entrada

Tartar de “aguja palá”

Exquisito tartar de pez espada
Ingredientes: 150 gr. de lomo de “aguja palᔠ(pez espada), 5 gr. de huevas de trucha de Riofrío, 3 gr. de cebollino, 3 gr. de cebolla roja, 3 gr. de nueces de macadamia, , 3 gr. de tomate confitado, 3 gr. de pimiento amarillo, 3 gr. de semillas de ajonjolí tostado o sésamo negro, c/s de aceite de oliva virgen extra, c/s de sal Para la vinagreta: ½ lima verde exprimida, 1 cucharada sopera de aceite de nueces, 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra, 1 cucharada sopera de salsa de soja, 1/2 cucharadita de mostaza a la antigua
Calorías 117 kcal / 100gr
Proteína 19.3 gr / 100gr
Grasa 4.4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Creativa. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Troceamos el lomo de aguja palá en daditos pequeños y regulares. Mezclamos en un bol con las huevas de trucha.

A continuación, picamos el resto de ingredientes sólidos (lo más fino que podamos) y los vamos incorporando al bol.

Tartar de “aguja palá”

 Así lo cocinamos

Elaborar la vinagreta y e incorporársela al pescado. Reservamos en el frigorífico durante 30 minutos.

Transcurrido el tiempo, eliminaremos el exceso de líquido y emplataremos con la ayuda de un molde. Acompañamos con unas rebanaditas de pan tostado.

 Información Nutricional

El pez espada es un pescado semigraso (posee algo más 4 gramos de grasa por cada 100 gramos de porción comestible). Su contenido en proteínas no es muy elevado, si bien éstas son consideradas de alto valor biológico porque incluyen todos los aminoácidos esenciales. Contiene diferentes vitaminas y minerales. Entre las vitaminas, destacan las del grupo B como la B3, B6, B9 y B12. La vitamina B3 o niacina está presente en el pez espada en cantidades elevadas, aunque no sobresalientes si se compara, por ejemplo, con las que contiene el atún o el bonito (casi el doble). Esta vitamina participa en la obtención de energía a partir de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas, y posee, además, otras funciones como la producción de hormonas sexuales o la síntesis de glucógeno (reserva de glucosa en el hígado y el músculo).

Las vitaminas B6 y B12 están presentes en el pez espada en cantidades medias si se comparan con otros pescados. En el caso de la B9, es uno de los más ricos, pero, a causa de su sensibilidad al calor, el cocinado del pescado disminuye su contenido de forma notable. Un aporte adecuado de vitamina B9 es esencial para la producción y maduración de los glóbulos rojos y blancos y la síntesis de material genético.

En la composición del pez espada destaca la presencia de una vitamina liposoluble, la vitamina A, y a excepción de las angulas, es junto al congrio uno de los pescados más ricos en dicha vitamina. Ésta contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones y es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo y participa en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales.

En cuanto a los minerales que posee, cabe destacar la presencia de fósforo y magnesio, puesto que este pescado es el más rico en ambos minerales. El fósforo está presente en huesos y dientes, y participa en el mantenimiento hídrico dentro y fuera de las células y en la actividad nerviosa y muscular, así como en la utilización de la energía. Por su parte, el magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos. También mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

En relación con el resto de pescados frescos, el pez espada cuenta con un contenido en sodio elevado (102 miligramos por 100 gramos). Sin embargo, si se compara con otros alimentos ricos en este mineral, como los quesos (de 500 a 1000 miligramos por 100 gramos) o las conservas de pescado (de 500 a 800 miligramos por 100 gramos), se observa que la cantidad de sodio presente en el pez espada no es relevante.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina