Entrada

Tempura de cigalas y verduritas

Productos de la costa de Huelva cocinados al estilo japonés
Ingredientes (4 personas): 8 cigalas
1 puerro
1 zanahoria
1 pimiento verde italiano
harina de tempura
agua fría
Calorías 85 kcal / 100gr
Proteína 17.7 gr / 100gr
Grasa 1.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 5

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Con una trayectoria de más de 50 años, Casa Rufino es un emblemático restaurante situado a los pies de la playa onubense de Isla Cristina. Ofrece una cocina de autor y de mercado renovada, en la cual reinan los guisos marineros, los pescados y mariscos de la costa onubense, carnes de primera y selectos productos de la huerta. La carta de vinos es amplia y variada, destacando los caldos blancos de la zona del Condado.
José Antonio Zafiño, hijo de Rufino, nos abre las puertas de su cocina para enseñarnos a elaborar uno de sus platos estrella:
Tempura de cigalas y verduritas.

Tempura de cigalas y verduritas

 Así lo cocinamos

Cortamos la zanahoria, el puerro y el pimiento verde en juliana. A continuación, pelamos las cigalas, extrayendo los intestinos.
Usaremos sólo la cola de la cigala, la cual juntaremos con la juliana de verduritas para hacer un atadillo.
Para atar, nos serviremos de unas tiritas de puerro que habremos hervido previamente durante 1 minuto.
Una vez tengamos los atadillos montados, mezclaremos la harina de tempura con el agua helada. Sumergimos en la tempura el atadillo y freímos en abundante aceite caliente. Escurrimos los atadillos y depositamos sobre papel de cocina para eliminar el excedente de aceite. Ya podemos emplatar.

 Información Nutricional

La cigala es un crustáceo decápodo de tamaño medio, cuerpo alargado de unos 20 a 24 cm. de longitud y pinzas largas y espinosas. Su caparazón es de color rosa con acentuaciones rojizas y manchas blancas. La cabeza es larga y sus ojos tienen forma de riñón.

Habita en los fondos de arena y fango de mares y océanos entre 40 y 250 m. de profundidad, donde se alimenta de anélidos, moluscos y peces muertos. Se encuentra sobre todo al norte del océano Atlántico, en el mar Mediterráneo y en las costas norteafricanas.

De todos los crustáceos, es la cigala la que aporta menos calorías. Su principal nutriente son las proteínas. La cantidad de grasas que contiene es la más baja de los crustáceos después de los percebes, mientras que su contenido en colesterol no es nada despreciable. En cuanto a minerales y vitaminas destaca su contenido en potasio, necesario para la transmisión del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, el fósforo, que tiene un papel fundamental en el almacenamiento y utilización de la energía, el magnesio, y el yodo.  La cigala también aporta vitaminas como la B12, que favorece la absorción de hierro y contribuye al mantenimiento de las células nerviosas, y ácido fólico, que interviene en la formación y maduración de glóbulos rojos y blancos.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina