Economía

null

Hemeroteca > 01/06/2009 > 

«El cambio de modelo económico no es posible sin una reforma laboral»

JESÚS RODRÍGUEZSEVILLA. «El modelo económico no se cambia solo: lo cambian los empresarios cuando deciden invertir en otros negocios». Lo dice José Ignacio García Pérez, profesor de Economía en la

Actualizado 01/06/2009 - 08:42:34
JESÚS RODRÍGUEZ
SEVILLA. «El modelo económico no se cambia solo: lo cambian los empresarios cuando deciden invertir en otros negocios». Lo dice José Ignacio García Pérez, profesor de Economía en la Universidad Pablo de Olavide y uno de los promotores de las propuestas de reforma laboral que hace un mes dirigió al Ejecutivo un grupo de cien economistas de centros de investigación de Gran Bretaña, Estados Unidos y España, entre los que se encuentra el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa.
En declaraciones a ABC, García Pérez explicó los cuatro puntos que componen esta reforma, cuatro medidas que, aseguró, «si no se ejecutan conjuntamente, no serán efectivas». El profesor comenzó exponiendo la necesidad de dar un giro en el modelo económico de España, como propuso el presidente Zapatero el pasado 12 de mayo, durante el Debate sobre el Estado de la Nación, si bien García Pérez cree que esa proposición de cambio no se puede realizar si no hay una reforma más profunda del sistema. «Para cambiar el modelo económico es necesario, antes que nada, reformar el sistema laboral y de contratación», afirma. En su opinión, «la diferencia existente entre contratos temporales e indefinidos debe desaparecer».
Actualmente, los trabajadores temporales sólo tienen derecho a ser indemnizados con 8 días de sueldo por año trabajado en caso de que sean despedidos, mientras que a los indefinidos les corresponden 45 días por año. «Hay que establecer un contrato único, indefinido, cuya indemnización por despido aumente de forma escalonada», apunta García. Considera que el hecho de que exista ese escalón entre los dos contratos fomenta que los empresarios abusen del temporal y nunca se decanten por el indefinido. «Equilibrar el número de años trabajados y los días por año que corresponden a la indemnización es un incentivo no sólo para que el empresario realice mejores contratos, sino para que se deje de preocupar por esa faceta y preste más atención, por ejemplo, a la formación de sus empleados», afirmó.
Al mismo tiempo, sostiene que sea este tipo de medidas el que incentive la contratación por parte del empresario, y no las subvenciones que se otorgan actualmente. «Hay que dejar que el mercado diga cuántos trabajadores necesita, incentivando a través de reformas legales, que es lo único que pueden hacer los políticos», apostilló.
José Ignacio García pone el acento en la formación. «Es vital que los trabajadores se formen adecuadamente, sobre todo los parados», puesto que la formación laboral, tanto para trabajadores de dentro de una empresa como para los desempleados, supone un instrumento básico para el cambio de modelo económico que se persigue, explica.
Formación a los parados
«Es necesario ofrecer formación a los parados, un incentivo que les permita «venderse» en el mercado», subraya. No obstante, matiza que «aunque el SAE tiene un papel importante en la formación de desempleados, debe dedicarse a los de larga duración y a los que no tienen formación alguna, como muchos jóvenes que antes trabajaban en la construcción y ya no van a tener dónde ir». Aboga por que exista «una competencia entre agencias de trabajo públicas y privada, para que estas últimas se ocupen de los desempleados con cualificación y de corta duración, y permitan al SAE atender a los que tengan más complicado reincorporarse al mercado».
En relación al paro, el profesor puso de relieve la necesidad de establecer un nuevo incentivo por desempleo, «más elevado al principio, pero que decrezca más rápidamente y que se prolongue durante menos meses», de forma que se incentive la búsqueda de trabajo por parte del parado. «Y si no lo ha encontrado cuando termine el período de prestación por desempleo, podrá acogerse a alguno de estos cursos de formación», aclaró.
Negociación colectiva
García Pérez cree que los acuerdos entre empresarios ytrabajadores deben primar sobre los convenios sectoriales. «El sistema de negociación colectiva por sectores que tenemos en España es el peor que hay; deberíamos hacer uso de organismos como el Consejo Andaluz de Relaciones Laborales, que ayudaran a que las negociaciones colectivas se adaptaran a las circunstancias concretas de cada empresa», concluyó.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.