Cultura

Cultura

Hemeroteca > 20/11/2008 > 

Luis Alberto de Cuenca: «Los humanos necesitamos el heroísmo como especie»

ALBERTO GARCÍA REYESSEVILLA. La heroicidad de quienes viven de la palabra, en estos tiempos de la imagen, es tan inmensurable como la imaginación del poeta Luis Alberto de Cuenca, que anoche participó

Actualizado 20/11/2008 - 08:15:37
ALBERTO GARCÍA REYES
SEVILLA. La heroicidad de quienes viven de la palabra, en estos tiempos de la imagen, es tan inmensurable como la imaginación del poeta Luis Alberto de Cuenca, que anoche participó en el Aula de Cultura de ABC -que patrocinan Caja Rural del Sur y la Real Maestranza de Caballería - con una conferencia que sólo podía ocurrírsele a alguien de su talento. «De la Ilíada a los cómics» es quizás el boceto de un ensayo sobre el heroísmo en la narrativa de todos los tiempos. «El heroísmo en la literatura es una constante que realmente no se agota con el final de la épica clásica, sino que se prolonga incluso en lenguajes más próximos a los «mass media» como los cómics o el cine», anunció el poeta en el arranque de su disertación en el Hotel Alfonso XIII para conjurarse con el meollo de su tesis: «Como el ciclo del carbono, que como se sabe no muere sino que pasa a la atmósfera y luego vuelve a integrarse, el heroísmo es algo que está inserto en la sociedad y vive latente en cada hombre y en determinados momentos es cuando aflora». Todos somos héroes aunque jamás lleguemos a descubrirlo. Que cada cual elija su modelo. Ulises o Spiderman, Aquiles o el Capitán Trueno. «Hablo del héroe de la epopeya clásica y lo comparo con aspectos de los héroes de los tebeos porque realmente cumplen una función igual. Hay características similares, por ejemplo, los ojos. También hay que citar el caballo como elemento muy importante en la épica universal, y también es significativo el guerrero al morir, que más que pensar en sí mismo siempre piensa en lo que le rodea, por ejemplo en su espada, como es el caso de la Canción de Roldán (Chanson de Roland)». Pero Luis Alberto de Cuenca no se detuvo sólo en los poemas épicos franceses. También abordó los del resto de Europa, aunque partiendo del germen de la literatura épica: Homero. Ya en sus epopeyas los héroes eran poseedores de unas armas especiales: «Son armas que se supone, como en los héroes de los cómics, que dan superpoderes». Aunque esas armas no siempre caen en manos de los buenos. Los antihéroes también tuvieron su espacio en la narración del ex director de la Biblioteca Nacional: «Desde los protagonistas de la película «Grupo Salvaje», de Sam Peckinpah, a la épica de los gangster en Estados Unidos como «Bonnie and Clyde», todos son herederos de los héroes de antaño, porque los antihéroes no son más que héroes disfrazados».
Porque, desde Ulises o Sigfrido a los Cuatro Fantásticos de la casa Marvel, hemos vivido una «especie de panheroísmo» que invita a la siguiente conclusión: «Los seres humanos necesitamos el heroísmo para seguir constituyéndonos como especie. Está como inscrito en nuestro código genético pasar las fronteras de lo humano para trascender».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.