Home

null

Hemeroteca > 21/03/2008 > 

Cristo también resucita en la Carretería

J. M.ª AGUILARLa historia de las cofradías sevillanas es tan rica y apasionante que su conocimiento convertirá en imposible cualquier peregrina intención de abandonar su estudio o su investigación

Actualizado 21/03/2008 - 08:52:29
La historia de las cofradías sevillanas es tan rica y apasionante que su conocimiento convertirá en imposible cualquier peregrina intención de abandonar su estudio o su investigación. Historia de Sevilla en suma que, además, podemos leer en las lápidas que por la ciudad dan memoria de acontecimientos pretéritos.
Como las que lucen en las jambas de la puerta principal de la capilla de la Hermandad de la Carretería, en El Arenal. Una de ellas, la de la derecha, da testimonio de cuando a la hermandad gremial de los toneleros se le concedió la incorporación a la Cofradía de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, establecida en la Basílica de Santiago de los Españoles en Roma.
Sucedió en 1591 a instancias de don Antonio Cardona y Córdoba, duque de Sessa, protector de la Archicofradía de las Tres Necesidades y embajador del Reino de España ante la Santa Sede. La incorporación a la Cofradía de la Resurrección fue autorizada por bula concedida por el Papa Gregorio XIV el 20 de julio de 1591. El pontificado de este Papa no llegó a durar un año, ya que se extendió entre el 8 de diciembre de 1590 y el 16 de octubre de 1591. Por error, como sucede en la lápida, se ha atribuido la concesión de la bula a Gregorio XIII, pero este pontífice había fallecido en 1585.
Jubileo de las 40 horas
El privilegio fue refrendado el 22 de noviembre de 1591 por el Papa Inocencio IX, cuyo pontificado fue incluso más breve que el de su predecesor, pues se desarrolló entre el 3 de noviembre y el 30 de diciembre de 1591. A la Hermandad de la Carretería se le otorgó, además del título de Archicofradía, la facultad para salir en procesión con el Santísimo Sacramento en la mañana del Domingo de Resurrección, privilegio exclusivo en la ciudad. Incluso podía celebrar el Jubileo de las 40 horas dos veces al año, pese a que en aquel tiempo aún no le había sido concedido a Sevilla.
En su capilla, la Archicofradía de las Tres Necesidades posee un cuadro del Señor Resucitado que preside el altar mayor.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.