Sevilla

null

Hemeroteca > 23/03/2006 > 

Fernando de Artacho dice echar de menos el rigor en muchas novelas históricas

Actualizado 23/03/2006 - 13:24:20
Sus estudios de Genealogía, Heráldica y Nobiliaria han servido al escritor y abogado sevillano Fernando de Artacho para documentar su novela «El enigma de la Santa Espina» (Algaida), que acaba de ver la luz y que resultó finalista el año pasado del XXXVII Premio Ateneo de Sevilla.

Aunque la trama es ficticia, el autor apunta que todo lo que la rodea -ambientes, procedimientos, protocolos...-es real así como algunos personajes que se citan como el humanista Benito Arias Montano o el mismo duque de Saboya, nombres que envuelve en un argumento repleto de acción, amor, aventuras, viajes e intrigas.

La historia se ambienta en la España del siglo XVII cuando la muerte en extrañas circunstancias del rector del Colegio Universitario de Sevilla revela la existencia de tres reliquias, tres espinas de la Corona de Cristo -de las que sólo una de ellas es verdadera-, a las que se atribuye el poder de otorgar toda clase de éxitos y riquezas a su poseedor. El jesuita Gonzalo de Ayala, acompañado de dos militares curtidos en los Tercios de Flandes, recibe el encargo de reunir las reliquias, repartidas por España e Italia,y devolverlas a la Iglesia; un empeño en el que se topará con otros grupos al servicio de oscuros intereses.

La Peña de Alájar, cerca de Aracena; Toledo y Roma son tres de las localizaciones en las que se desarrolla esta novela, que comienza en Segovia y que tiene en Sevilla uno de sus escenarios estelares, al ser la ciudad de la que arranca este singular argumento. Y es que la capital hispalense, según reconoce Artacho, es una constante en su producción. No en vano, su novela «Hija de la Iglesia» transcurría en la Sevilla del siglo XVI y tras «Las dos verdades», ambientada en la guerra civil, retoma de nuevo el protagonismo de la ciudad en ésta su tercera novela.

Fernando de Artacho ha apostado en «El enigma de la Santa Espina» por imprimirle el sello de «la más alta puntuación cultural», ya que dice echar de menos «el rigor en muchas novelas históricas». El autor es consciente delpredicamento del que goza este género en la actualidad, si bien distingue entre «la novela histórica de corte esotérico, que no me gusta nada porque tiende a tirar a la Iglesia, y la novela histórica seria».

Artacho tiene terminada una nueva obra, ambientada en esta ocasión a principios del siglo XX, mientras trabaja en otra sobre Martínez Montañés.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.