Cordoba

null

Hemeroteca > 26/07/2009 > 

«Hay que dejar el ego guardado»

TEXTO: ARISTÓTELES MORENOFOTO: RAFAEL CARMONACÓRDOBA. Una chica que ya es directora de coro en parvulitos anuncia que su vida va a transitar por las líneas del pentagrama. Susana Raya (Córdoba, 1976

Actualizado 26/07/2009 - 03:17:09
TEXTO: ARISTÓTELES MORENO
FOTO: RAFAEL CARMONA
CÓRDOBA. Una chica que ya es directora de coro en parvulitos anuncia que su vida va a transitar por las líneas del pentagrama. Susana Raya (Córdoba, 1976) lleva más de media vida llamando a la puerta de la música. Y lo hace sin estrépito, pero con una tenacidad y constancia admirables. Le avala su voz, envolvente y aterciopelada, y un puñado de premios en festivales internacionales de jazz. No puede decirse que estemos ante un portento de la oratoria: habla lo indispensable para hacerse entender y presentar sus credenciales artísticas. Que son muchas y solventes.
-¿La música o la vida?
-Es exactamente lo mismo.
A los 13 años se matriculó en el Conservatorio de Música de Córdoba en la especialidad de guitarra clásica y desde entonces no se ha separado del instrumento, que maneja con indiscutible talento. Asegura ser trabajadora y es capaz de tocar hasta ocho horas diarias. Lo primero que pasó por su oído fueron los Beatles, gracias a su padre, aficionado al legendario grupo inglés y, también hay que decirlo, a las rancheras. Y con todo, mantuvo un sentido práctico de la vida que le llevó a estudiar Empresariales. Por si acaso.
-Apostó por su futuro crematístico.
-A mí también me gusta vivir bien. Luego descubrí que aquello no me hacía feliz.
Pero antes había probado suerte en Aceites Carbonell, en una distribuidora de modas y en algún que otro empleo esporádico. Hasta que hace exactamente dos años decidió apostar fuerte e intentar vivir de la música. Desde entonces sobrevive de impartir talleres de jazz y de las actuaciones. «No me estoy forrando, pero sí tengo lo suficiente para pagar mi alquiler». En septiembre, cogió los bártulos y se trasladó a Amsterdam para estudiar guitarra de jazz en un reputado master ofrecido por Jesse Van Rules.
-¿Cuándo tuvo conciencia de que la música iba a ser su medio de vida?
-Cuando supe que tenía algo que ofrecer. Si no tienes el convencimiento de que vales no te arriesgas. Eso me llegó cuando gané el primer concurso y empecé a dar conciertos.
-¿Los premios le sorprendieron?
-No. Siempre he trabajado para ello. Nada es cuestión de suerte, sino de trabajo.
La entrevista tiene lugar en la plaza de la Corredera ante un café con leche. Susana Raya acaba de regresar de Holanda y se prepara para participar en un festival de jazz en Jordania. «El jazz es una música armónicamente muy rica y ofrece la posibilidad de improvisar e interactuar con otros músicos. Eso sí: te obliga a estudiar más que en otro tipo de música». Escucha jazz vocal y es admiradora incondicional de Pat Metheny, de quien recibió una «master class» en el Festival de la Guitarra de Córdoba.
Arte o evasión
-¿De qué nos salva el arte?
-El arte es una evasión de la realidad.
-¿Y qué hace una chica de Empresariales en un sitio tan improductivo como éste?
-Yo no soy una chica de Empresariales. Empecé a estudiar antes guitarra que Empresariales. En el mundo de la música es necesario tener una cabeza que piense en el negocio, que es una palabra fea cuando se une con la música. Pero tienes que saber gestionar tu música. Si no, estás en tu casa tocando y no sales de ahí.
-¿Es una buena negociante?
-Intento serlo. No me asusta el mundo del «business» en la música. Es necesario para que puedas dedicarte a ello.
-¿Arte y negocio van por caminos separados?
-Pueden ir por el mismo camino. Es lo ideal. Para que un artista pueda ganarse la vida con la música necesita que su economía vaya bien. Hay que buscar la manera de conciliar esos dos mundos, que pueden ser compatibles. Para algunos artistas, parece que el dinero ensucia su aura mágica de artista, pero debemos naturalizar algo más esas cuestiones.
-¿Tiene fe en usted?
-Claro. Si no, ¿quién la va a tener?
-¿Qué es más rentable: una canción o invertir en bolsa?
-Actualmente nada. La industria musical está acabada.
-¿Las descargas son un atraco?
-Son una especie de robo.
-¿Y usted roba?
-Sí, lo reconozco. Es tan tentador. Compro muchas veces en iTunes: una canción a un euro.
-Si la música le falta...
-Me dedicaría a otra cosa.
-No se moriría.
-El mundo es muy bonito para eso.
-¿Obama es la esperanza?
-Digamos que sí. Lo digo sin convencimiento. No estoy al tanto de lo que hace Obama. Vivo encerrada en una burbuja musical. Prefiero no saber nada del mundo.
-¿No le interesa el mundo que le rodea?
-Sí me interesa, pero se me hace muy grande estar al tanto de lo que pasa. He estado siempre separada de la realidad social.
-¿A qué se debe?
-No sé. He sido muy intimista. Por carácter. No por convencimiento.
-¿Qué le ofende?
-El egocentrismo que se percibe en muchos artistas.
-¿Le amenaza el virus de la vanidad?
-No. Para salir al escenario hay que tener un poco de ego. Al margen de eso, tienes que dejar el ego bien guardado.
-¿Usted lo tiene bien guardado?
-Sí, yo soy una persona muy sencilla.
-¿El escenario alimenta?
-Me gusta. Es un acto de generosidad hacia la gente. Dar lo más bonito que tienes. Es mi misión en la vida.
-¿Tenemos una misión?
-Ésa es la filosofía que me he planteado para darle sentido a mi vida. Cada persona necesita una actividad en la cual perfeccionarse. Cada uno tiene una misión y yo he encontrado la mía.
-¿El amor es un delirio transitorio?
-El amor es algo que necesitamos: el amor a las personas, a la música, a las cosas.
-¿Córdoba es una ciudad indolente?
-Y los cordobeses también. Yo me incluyo. Pero con este calor quién no lo es.
-¿El ser humano tiene arreglo?
-Claro que sí. Hay muchas personas buenas en la vida. Me he encontrado con muchos ángeles. También con muchos demonios. Pero creo que ganarán la batalla.
-Es optimista.
-Hay que serlo. El pesimismo no conduce a nada. Las buenas energías atraen a las cosas buenas.
-¿Razón o emoción?
-Ambas.
-¿Y qué le guía en la vida?
-Mi emoción pasándola por el filtro del intelecto. Es la mejor opción.
-¿Qué espera del futuro?
-Ser feliz.
Mientras llega el futuro trabaja en la preparación de su primer disco y ha recibido alguna llamada de un productor importante. Luego sopesa volver a Córdoba. Pero aquí hay poca agitación jazzística y escasas vías de comunicación para moverse por la escena internacional. «¿Tenemos ya aeropuerto»? Me temo que no.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.