Sevilla

Hemeroteca > 30/01/2002 > 

La mina Cobre Las Cruces de Gerena se reconvertirá en vertedero de residuos

Actualizado 30/01/2002 - 00:22:39
ABC
ABC
La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la Consejería de Medio Ambiente obligan a Cobre Las Cruces a cambiar su proyecto. La futura mina de cobre de Gerena ya no se convertirá en un lago cuando termine su explotación dentro de 15 años, sino en un vertedero de residuos sólidos. Medio Ambiente quiere almacenar escombros, y Desarrollo Tecnológico, residuos industriales.
Cobre Las Cruces es un proyecto minero que la multinacional estadounidense MK Gold Company desarrolla en los términos municipales de Gerena, Guillena y Salteras. Desde que la compañía empezó a negociar los permisos para obtener la licencia de explotación del rico yacimiento de cobre de 860.000 toneladas allí situado, utilizó la protección medioambiental como bandera de su proyecto. Y la estrella de su programa medioambiental era reconvertir la mina en un lago una vez terminada la explotación de la misma, lo que sucedería entre 12 y 15 años después de su apertura.
La mina, una explotación a cielo abierto similar a la de Boliden en Aznalcóllar, o a la de Río Tinto, dejará un enorme agujero de unas 1.100 hectáreas. Su director Kenneth L. Norris vendió al Gobierno central, Junta, alcaldes, propietarios, prensa y demás interesados en el proyecto, que al final dicho agujero sería rellenado de «agua de calidad», para crear un área de unas 1.000 hectáreas con un lago central, que se convertiría en «una importante reserva natural».
PROYECTO INVIABLE
Ahora esa idea ha sido abandonada. Tanto la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (dependiente del Gobierno central), como la Consejería de Medioambiente consideran ese proyecto inviable. Primero, porque un área de 1.000 hectáreas con 85 metros de profundidad implica una masa de agua enorme difícil de controlar. Segundo, por el riesgo de contaminación con los restos de mineral que la convertirían en agua ácida. Y tercero, porque el proyecto dejaba un margen de 35 metros de altura sin rellenar. Así las cosas, desde ambas instituciones se instó a Cobre Las Cruces a cambiar su proyecto de clausura de la explotación en su informe de impacto medioambiental y reconvertirlo en un vertedero de residuos sólidos. «Se convertiría así en un vertedero de escombros de construcción y demolición», explica la delegada de la Consejería de Medio Ambiente en Sevilla, Rosario Pintos, quien añade además que «de paso se resuelve un problema grave que tenemos en la provincia».
Por su parte, en la Consejería de Desarrollo Tecnológico, de la que depende el permiso definitivo de explotación del yacimiento, piensan en su reconversión en un vertedero de residuos industriales similar al que se construyó en la mina de Río Tinto en Nerva, donde se creo una empresa, Complejo Medioambiental de Andalucía (CMA), gestionada en un principio por los trabajadores de la mina y después por Abengoa y Terraire. Cuando llegue el momento, dentro de 15 años, un nuevo vertedero de residuos industriales será posiblemente más que necesario.
No es el único cambio importante en el proyecto minero. Con una inversión de 330 millones de euros para unos ingresos previstos de 3.000 millones de euros, MK Gold no pensaba recurrir a ningún tipo de ayuda financiera o subvención pública. El pasado otoño, el presidente de MK Gold, Frank Joklik, en compañía de Antonio Garrigues (tras contratar los servicios de asesoría de su bufete), se reunió con el secretario de Estado de Economía, José Folgado, precisamente para pedirle que apoye su proyecto con fondos europeos.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.