Publi Orejas y Superior con GPT

LG ya piensa en el LG G7: negocia con Qualcomm para que equipe el futuro Snapdragon 845

  • La firma surcoreana confía en que no se repita lo ocurrido este año, donde Samsung tenía un pacto de exclusividad con el Snapdragon 835

12/07/2017 - 20:18 h.

Con el lanzamiento de su último ‘smartphone’ insignia, el LG G6, la compañía surcoreana se quedó con una espina: la de no poder utilizar el último procesador de Qualcomm, Snapdragon 835. El fabricante está intentando resarcirse con su próxima generación de terminales, LG G7, y trabaja con el fabricante de procesadores para que su nuevo móvil incorpore el que será su nuevo mejor procesador: Snapdragon 845.

LG y qualcomm habrían comenzado su colaboración a comienzos del mes de mayo, según ha informado Aju Business Daily. El procesador Snapdragon 845 aún se encuentra en su fase inicial de desarrollo, y para su fabricación se empleará la tecnología de 7 nanómetros, según el citado medio. Además, se espera que el ‘chip’ sea un 30% más potente que su predecesor, el Snapdragon 835.

Además de tener el objetivo de volverse a poner a la vanguardia de los ‘smartphones’ de gama alta, la adopción del nuevo procesador tendría también como objetivo mejorar la potencia del chip con vistas a “lo emergente de la realidad virtual de las soluciones de realidad aumentada”, según han declarado fuentes del sector al citado medio.

Esta novedad tiene lugar después de una polémica entre LG y Qualcomm a raíz del lanzamiento del LG G6 en marzo de este año. El fabricante surcoreano negoció hasta el último momento con el objetivo de que móvil empleara Snapdragon 835, el último procesador de compañía.

No obstante, Qualcomm ya había establecido un pacto con Samsung para que el entonces nuevo ‘chip’ no pudiese utilizarse por ningún otro teléfonohasta el lanzamiento del Galaxy S8, que se puso a la venta el 28 de abril, o al menos así se dio a entender por entonces. Como resultado, el LG G6 tuvo que emplear la versión 821, algo desfasada para un terminal con el que LG pretendía marcar la diferencia. Por ello la firma surcoreana confía que esto no se repita con el que debe ser su buque insignia en 2018.