Publi Orejas y Superior con GPT

Xiaomi presenta el Mi A1, su primer teléfono con Android puro

  • La firma china prescinde de su capa de personalización en este terminal de gama media premium con Android One y cámara dual

11/09/2017 - 16:47 h.

Se venía rumoreando y finalmente ya es una realidad: Xiaomi ha presentado su primer teléfono con Android puro o stock, es decir, sin MIUI, su ya tradicional capa de personalización del sistema operativo móvil de Google. Se trata del Xiaomi Mi A1, un terminal que a su vez también supone otro hito, al cambiar las normas sobre Android One, hasta ahora exclusiva para smartphone de gama de entrada. Y es que el nuevo dispositivo de la firma china es, con todas las letras, un gama media premium que incluso incorpora cámara dual. De hecho, recuerda bastante,en cuanto a diseño y especificaciones, al Mi 5X, presentado hace tan solo unos meses.

Android One y cámara dual

El Mi A1 cuenta con una pantalla de 5.5 pulgadas, con resolución FullHD -1.920 por 1.080 píxeles-; un procesador Qualcomm Snapdragon 625 de ocho núcleos a 2.2 GHz, GPU Adreno 506, y 4 GB de RAM; memoria interna de 64 GB, ampliable mediante microSD; doble cámara fotográfica, una principal dual de 12+12 megapíxeles, y otra frontal de 16 Mpx; batería de 3.080 mAh, con carga rápida; puerto USB-C; y sensor de huellas. El teléfono viene de serie con Android 7.1 Nougat -versión Android One-, si bien Xiaomi ha confirmado tanto su actualización a Oreo como a la siguiente versión del S.O de Google.

En cuanto a su diseño, como señalábamos al comienzo, mantiene un gran parecido con el Mi 5X, con un cuerpo unibody de aluminio -disponible en tres tonalidades: dorado, negro y oro rosa-, con esquinas y bordas redondeados y el escáner dactilar ubicado en la parte trasera debajo de la cámara. Sus medidas son 155.4 por 75.8 milímetros, con un grosor de 7.3 mm y pesa 165 gramos.

2oo euros aproximadamente

El Xiaomi M1 A1 se pondrá a la venta a partir del 12 de septiembre en la India por un precio aproximadamente al cambio de 200 euros. La idea es que el terminal sea comercializado a nivel internacional en otros mercados, no así en China en esta ocasión, donde las limitaciones que sufren los servicios de Google hace que carezca de sentido.