Publi Orejas y Superior con GPT

El próximo iPhone podría costar más de 1.000 euros

  • John Gruber, que ya adelantó el precio del Apple Watch Edition, apunta a que su precio empezaría en los 1.199 dólares

25/07/2017 - 13:35 h.

Llevamos meses y meses hablando sobre las características con las que contará el nuevo iPhone, su pantalla OLED con Touch ID integrado, diseño, sistema de carga, cámara fotográfica…, mientras que parece que hay un aspecto del que no se hablar tanto, su precio, dándose por seguro que será muy similar al actual. Sin embargo, las últimas informaciones -de voces  a tener bastante en cuenta- apuntan en otra dirección, indicando que se podría superar la barrera psicológica de los 1.000 euros.

¿Desde 1.199 dólares?

La cadena CNBC señala, tras hacerse eco del análisis de John Gruber, bloguero especializado en la firma de la Manzana que ya adelantó el precio del Apple Watch Edition, que el iPhone 8 más básico costará 1.199 dólares, pudiendo incluso llegar el modelo superior hasta unos 1.399 dólares, que de ser así se traducirían en los mismos euros o incluso más debido a la política de conversiones de divisas ya famosa de Apple. Gruber argumenta esto explicando que el alto coste de los nuevos componentes -recordemos, pantalla OLED con Touch ID integrado- sumado a que su producción será reducida por problemas de suministro, provocan que Apple deba tomar esta decisión. Por otro lado, Gruber cree que, además del esperado iPhone OLED -por denominarlo de alguna forma ya que no parece nada seguro que se denomine iPhone 8-, Apple también lanzará los modelos iPhone 7S y iPhone 7S Plus, los cuales sí tendrían un precio similar al de los actuales iPhone.

Aumento de precio constante

Pese a que los críticos con Apple siempre achacan eso la realidad es que son muchos los usuarios que no se han percatado del asunto, pero los datos demuestran que Apple lleva subiendo el precio de sus teléfonos de forma sistemática con cada nuevo modelo, con la salvedad del iPhone SE. El ‘truco’ está en que estos aumentos son más o menos reducidos, lo que hace que pase desapercibido para muchos. Por arrojar datos concretos el modelo más básico del iPhone 4 -16 GB- costaba hace 6 años 599 euros, mientras que el iPhone 7 de 32 GB se comercializa por 769 euros -909 euros la versión Plus-. En defensa de Apple cabe señalar que no esta práctica no es algo exclusivo suyo, si bien tiene más notoriedad al tratarse del referente del mercado. Y además, como señalábamos al comienzo, el hecho de superar la barrera psicológica de los 1.000 euros, también hará que el ruido pueda ser mayor.

A modo de reflexión del que esto escribe, mi opinó es clara: no me parece que 1.000 euros sea caro un dispositivo para alguien que le da un uso intensivo y exprime las posibilidades que ofrece un iPhone -como cámara de fotos, para jugar, como herramienta de productividad…-, el problema quizás radica en aquellos usuarios que utilizan exclusivamente el smartphone para comunicarse por mensajería instantánea, enviar emails y llamar. En ese caso no tiene sentido pagar 1.000 euros, pero ojo, tampoco más de 300 euros, porque afortunadamente ya hay alternativas de sobra para ello.