Publi Orejas y Superior con GPT

iPhone X: la revolución en el teléfono de Apple ya es una realidad

  • La multinacional estadounidense presenta su nuevo smartphone con pantalla OLED de 5.8 pulgadas, que tendrá un precio de 1.159 y 1.359 euros

12/09/2017 - 20:09 h.

«Hace diez años Apple presentó el primer iPhone, un teléfono que cambió la industria. Por ello hoy, era el momento de anunciar la base del teléfono que cambiará la próxima década». Con esas elocuentes palabras Tim Cook, CEO de Apple, anunciaba el iPhone X -importante aclaración se pronuncia ten’, es decir 10, no como la letra equis-, el esperado y revolucionario con el que la firma de la Manzana se adentra en la nueva tendencia de la industria de pantallas sin marcos. Eso sí debe quedar claro algo, el nuevo smartphone de la compañía de Cupertino sí bien supone un paso adelante -y sin retorno- no inventa nada, de hecho en algunos aspectos es inferior a la competencia o llega bastante tarde. Y pese a todo, es inevitable el terminal tiene un halo especial, y parece imposible pensar, pese a que su precio lo convierte en un reto, en que no va a convertirse en un éxito rotundo de ventas.

Pantalla Super Retina con panel OLED de 5.8 pulgadas

El iPhone X es sinónimo de pantalla, es la protagonista absoluta con su diseño diáfano que se ajusta a los bordes redondeados con gran precisión. El panel OLED de la pantalla Super Retina de 5.8 pulgadas, tiene una resolución de 2.436 por 1.125 píxeles, lo que se traduce en 458 ppp. Asimismo, cuenta tecnología HDR con un contraste de 1.000.000:1, alta resolución, brillo espectacular, compatibilidad con una gama cromática amplia y los colores más precisos jamás vistos en un teléfono de Apple. Esto permite disfrutar de contenido multimedia en Dolby Vision y HDR10. A su vez, la tecnología True Tone utiliza un avanzado sensor de luz ambiental de seis canales que ajusta sutilmente el balance de blancos de la pantalla adaptándolo a la temperatura de color de la luz que te rodea, siendo el resultado unas imágenes más naturales.

Mediante un diseño flexible y la superposición de circuitos Apple ha logrado que el panel OLED se adapte a las curvas del iPhone hasta el último milímetro. Además, un proceso de antialiasing de subpíxeles ajusta los píxeles para que las imágenes se vean perfectas y con bordes más definidos.

Botón Home sustituido por gestos

El prescindir del botón Home obliga a Apple a ofrecer un nuevo sistema de control mediante gestos. Ahora para ir a la pantalla de Inicio hay deslizar el dedo desde la parte inferior; para acceder a la multitarea, deslizar hacia arriba y mantener el dedo para ver todas las apps abiertas; para abrir el Centro de Control, desliza desde la parte superior hacia abajo; mientras que para activar Siri o el Apple Pay para pagar habrá que mantener pulsado el botón lateral y pulsarlo dos veces respectivamente.

Cámara frontal TrueDepth y Face ID

La pantalla del iPhone X solo es interrumpida por un pequeño panel en la parte superior en la que se ubica la nueva cámara frontal TrueDepth, junto con el micrófono, altavoz y el resto de sensores que hacen posible el sistema de reconocimiento facial Face ID: sensor de proximidad, sensor de luz ambiental, sensor de infrarrojos y proyector de puntos.

Así, más allá de la cámara de 7 megapíxeles que permite tomar selfies supernítidos gracias al nuevo modo Retratos o la misma funcionalidad de Iluminación de Retratos de la cámara principal -del que hablaremos un poco más adelante-, el sistema TrueDepth agrupa varias tecnologías que funcionan al unísono para crear un mapa de profundidad detallado del rostro del usuario reconociendo a éste al instante. El proyector de puntos hace que más de 30.000 puntos invisibles se proyectan sobre la cara para crear un mapa facial único; mientras que la cámara de infrarrojos analiza el patrón de puntos, captura la imagen y envía los datos al Secure Enclave del chip A11 Bionic para confirmar que coinciden. Además, una luz infrarroja invisible permite identificar tu cara incluso a oscuras.

De esta forma Face ID se convierte en «la forma de autenticación más segura creada hasta la fecha para desbloquear el iPhone, identificarse o pagar con total seguridad con Apple Pay con una simple mirada al terminal». Asimismo, Apple destaca que el mapa facial está cifrado y protegido por el Secure Enclave, siendo más seguro y cómodo que el Touch ID: los sensores analizan la geometría única de la cara y la comparan con la información protegida por el Secure Enclave del chip A11 Bionic, y si los datos coinciden, el iPhone X se desbloquea.

Asimismo, la cámara TrueDepth también ofrece la divertidas función Animoji, mediante la cual analiza más de 50 movimientos musculares para reflejar tus expresiones en doce emojis que hablarán con tu voz, y puedes enviarlos en forma de vídeos a través de la aplicación Mensajes.

Chip A11 Bionic con motor neuronal

El cerebro del iPhone X es el nuevo chip A11 Bionic, que incorpora un motor neuronal, que cuenta con reconocimiento adaptativo, de forma que permite a Face ID adaptarse a los cambios de aspecto del usuario conforme pasa el tiempo, y es capaz de realizar hasta 600.000 millones de operaciones por segundo, al mismo tiempo que es ultraeficiente. Según Apple se trata del procesador «más inteligente y con más potencia de todos los smartphones».

Los datos ofrecidos señalan que los cuatro núcleos de eficiencia de la nueva CPU son hasta un 70% más rápidos que en el chip A10 Fusion; mientras que los dos núcleos de rendimiento son hasta un 25% más veloces; y la nueva GPU de tres núcleos desarrollada por Apple es hasta un 30% más rápida.

Por último, Apple explica que el chip A11 Bionic gestiona su inmensa potencia de forma inteligente repartiendo las tareas entre los núcleos de rendimiento y los de eficiencia. Así, las cosas que haces más a menudo, como enviar mensajes o navegar por Internet, van que vuelan y consumen menos. En definitiva, esto se traduce en hasta dos horas más de autonomía con una sola carga respecto al iPhone 7.

Cámara dual mejorada

El iPhone X equipa una cámara dual mejorada que combina dos sensores de 12 megapíxeles más grandes y rápidos, uno gran angular y otro teleobjetivo, ambos con OIS. El gran angular cuenta con lente de seis elementos con apertura de ƒ/1,8, doble estabilización óptica de imagen; mientras que el teleobjetivo, cuenta con una solución de siete imanes, apertura de ƒ/2,4 y un segundo sistema de estabilización óptica de imagen.

Juntas, ambas cámaras ofrecen zoom óptico y otro digital de hasta x10 para fotos y x6 para vídeos, que ofrece grandes posibilidades en el mejorado modo Retrato. Y es que ahora, gracias a la detección de profundidad y el mapeo facial ultrapreciso consiguen efectos de iluminación de estudio, disfrutando de más nitidez en los detalles, fondos desenfocados más naturales y un rendimiento mejorado cuando falta luz.

La prestación Iluminación de Retratos se basa en los principios de la iluminación fotográfica. Combinando software y hardware complejos, como la detección de profundidad y el mapeo facial de la cámara, consigue efectos de luz de estudio profesional, como luz de contorno, con sombras acentuadas con zonas de más y menos luz; luz de Escenario, donde toda la luz se centra en el rostro de la persona sobre un fondo oscuro; o luz de Escenario Mono, igual que el anterior pero con un toque clásico en blanco y negro. Además, el procesador de señal de imagen diseñado por Apple detecta elementos de la escena, como personas, movimiento y condiciones de iluminación, para optimizar tus fotos incluso antes de que las hagas. Por si fuera poco, también procesa los píxeles con mayor precisión, captura una gama de colores más amplia, enfoca más rápido y mejora las fotos en HDR.

Vidrio y acero inoxidable

En lo que respecta a su diseño, en el nuevo teléfono de la firma de la Manzana la parte delantera y la parte trasera son de vidrio «muy resistente», con una capa de refuerzo un 50% más profunda. Un proceso de coloración de siete capas permite ajustar al detalle la tonalidad y la opacidad, y una capa óptica reflectiva acentúa los colores. Y como tiene un acabado oleófugo, las manchas y huellas se limpian como si nada. Asimismo, el borde de acero inoxidable que rodea y refuerza el iPhone X es una aleación especial desarrollada por Apple. No solo ofrece una gran resistencia sino que resulta bastante elegante a la vez que recuerda inevitablemente al  modelo original. Estará disponible en dos tonalidades: plata y gris espacial.

Carga inalámbrica Qi

Finalmente quedan mencionar otros dos aspectos importante, como son su certificación IP67 que garantiza la resistencia al agua, las salpicaduras y el polvo; y el estreno de la esperada carga inalámbrica, mediante el estándar Qi -un acierto, ya que no se descartaba que la compañía ofreciera su propio sistema-, y carga rápida, si bien Apple no ha ofrecido datos de los tiempos de carga en ambos casos.

1.159/1.329 euros

El iPhone X se pondrá a la venta el 3 de noviembre -será posible reservarlo desde el 27 de octubre- por un precio de 1.159 euros el modelo con capacidad de 64 GB, y 1.329 euros el modelo de 256 GB.