Emilio de Villota y Jon Ander García, director general de Continental España y Portugal
Emilio de Villota y Jon Ander García, director general de Continental España y Portugal

Emilio de Villota: «Hay que enseñar educación vial en las escuelas para contener la violencia que aflora en la conducción»

El 87% de los conductores considera imprescindible que la asignatura de seguridad vial sea obligatoria en las escuelas, según un estudio de Continental y CEA

Actualizado:

Educación vial en las escuelas para reducir la agresividad al volante, y con ella, la siniestralidad. Es la receta que propone el expiloto de Formula 1 Emilio de Villota, que este miércoles ha presentado el estudio 'Seguridad vial en las escuelas y conducción solidaria'.

Según dicho estudio, elaborado por Continental y el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), un 87,6% de los conductores españoles cree imprescindible que la asignatura de educación vial sea obligatoria en las escuelas.

«Nuestro comportamiento al volante es fundamental», asegura De Villota, embajador del proyecto Vision Zero de Continental, que persigue el objetivo de cero accidentes, cero lesiones y cero muertes en las carreteras. «Para ver cómo es de verdad la persona que queremos, solo hace falta que nos internemos con ella en el tráfico diario de Madrid».

Por ello, De Villota, junto con asociaciones y empresas relacionadas con el automóvil y la seguridad vial, han reclamado que la asignatura de seguridad vial sea obligatoria en los colegios como método eficaz para reducir la siniestralidad en España.

«La respuesta a esta prisa que tenemos y que a veces se nos lleva por delante es una educación que nos permita contener esa violencia que tenemos camuflada en el día a día pero que aflora al volante», asegura De Villota.

Según el estudio elaborado por Continental, un 96,9% de los conductores opina que realizar una conducción más solidaria sería beneficioso para reducir la siniestralidad y que éste debería ser el comportamiento habitual. Para concienciar a la sociedad sobre ello una solución sería la realización de campañas de comunicación sobre la solidaridad en la conducción, así opina un 76,3%, frente a un 23,7% que no está a favor de este tipo de campañas por considerar que la buena voluntad sale de uno mismo.

«Una conducción solidaria no es solo dejar a una persona en un ceda el paso, sino cambiar nuestra actitud al volante de supervivencia por una de amabilidad», explica De Villota. «Esto es más facil hacérselo entender a la gente joven, incluso de 5 ó 6 años, para poder poner las bases para un respeto que vaya más allá del cumplimiento de las normas de tráfico».

El año pasado se produjeron en España 1.038 accidentes mortales en vías interurbanas, un 1,4% más que en 2015. También se incrementó el número de fallecidos, un 2,6%, hasta los 1.160