Probamos el Honda Civic 1.5 Turbo VTEC de 182 caballos

La versión de gasolina más potente es una opción más que interesante aunque a muchos conductores le sobren tantos caballos

MadridActualizado:

A primera vista el nuevo Honda Civic resulta por un lado más grande que el anterior -15 centímetros más largo- y por otro mucho más moderno.

Su estética ha variado hacia un estilo mucho más actual donde son protagonistas las aristas y los ángulos, muy japonés. Aunque solo en el exterior, en el interior el Honda Civic se mantiene con un aspecto moderno, de calidad y con todo en su sitio, sin estridencias y con unos acabados que aunque algo austeros están hechos con precisión y todo está ajustado al milímetro.

La postura de conducción es muy cómoda pues uno de los cambios que se han hecho en este nuevo Civic ha sido bajar la altura de los asientos -35mm- con lo que se consigue llevar las piernas bastante estiradas. Además, y aunque el aumento de tamaño no ha ido a parar íntegramente al interior si es un poco más amplio y por tanto más práctico que el anterior. Cuenta, además, con un maletero mayor que llega hasta los 420 litros ya que esta versión Sport no dispone del doble fondo del resto de versiones. Y multitud de huecos repartidos por todo el interior donde dejar cualquier cosa que llevemos.

Más ágil

El nuevo Civic, éste que hemos probado de gasolina pero también se puede aplicar al motor diésel y al otro de gasolina de 129 caballos de tres cilindros, tiene su mayor virtud bajo el capó y gracias tanto a su motor como a su dirección y suspensiones que han sido creadas de nuevo al partir de una nueva plataforma.

El motor, un 1.5 Turbo VTEC de 182 caballos se comporta de maravilla acelerando con decisión y subiendo de vueltas sin descanso gracias al turbo, aunque seguramente con una caja de cambios de doble embrague en lugar de la CVT de variador continuo, que trae, iría aún mejor. No es que tenga un mal funcionamiento, pero como todas las cajas de cambio de variador continuo el ruido que transmite no se corresponde con la aceleración y a la hora de ir rápido por zonas viradas -donde el comportamiento dinámico es realmente bueno- desentona un poco. Pero en cualquier caso es muy cómodo.

En cuanto a los consumos, aunque ha homologado 6.1 litros cada 100 kilómetros en la práctica se acerca más a los 8 litros, pero también porque incita a ir alegre. Probablemente con una conducción más cuidada estos bajen.

En cambio la dirección es realmente precisa y necesita de pocas vueltas de volante entre tope y tope haciendo muy sencilla cualquier maniobra. Las suspensiones aunque firmes no son incómodas y filtran prácticamente todo sin dejar pasar al interior las irregularidades del asfalto y en esta versión que viene de serie con una amortiguación de dureza variable podemos elegir entre los modos confort y sport.

Más seguro y confortable

El nuevo Honda Civic es más seguro que el anterior gracias a un completo equipamiento tanto de serie como en opción. Entre los elementos que encontraremos de serie de confort tendremos el climatizador automático, la conexión Bluetooth para el teléfono móvil, las llantas de aleación, la alarma antirrobo o el freno de estacionamiento eléctrico.

Además, cuenta, en esta versión, con una pantalla de 7 pulgadas en la que manejar un sistema multimedia con unos gráficos un pelín anticuados pero compatible con los sistemas Android Auto de Google y CarPlay de Apple y da acceso a Internet para consultar el estado del tráfico, las redes sociales o la previsión del tiempo.

Y en seguridad, elementos tan útiles como el sistema de protección previa a la colisión, el sistema de advertencia de colisión frontal, el sistema de alerta de cambio involuntario de carril, el detector de objetos en el ángulo muerto, el programador de velocidad activo o el sistema de ayuda de permanencia en la carretera.