Tras las nuevas oportunidades para las personas con discapacidad, se habla de la necesidad de garantizar su seguridad
Tras las nuevas oportunidades para las personas con discapacidad, se habla de la necesidad de garantizar su seguridad - ABC

El 17% de las personas con discapacidad que obtuvieron el permiso de conducir no dispusieron de un vehículo adaptado

«Menos del uno por ciento de las autoescuelas españolas están preparadas para la formación de personas con discapacidad», destacó Javier Llamazares, director general de FESVIAL

MadridActualizado:

En los últimos años, las nuevas oportunidades para las personas con discapacidad han hecho que se hable de la necesidad de redefinir el equilibrio que garantice su seguridad y la de los demás usuarios de la vía. En España, cerca de medio millón de personas padece alguna discapacidad que les afecta a la conducción de vehículos, pero sólo unas 60.000 tienen prescrito el uso de adaptaciones en su vehículo, según la encuesta sobre Discapacidad, Autonomía personal y situaciones de dependencia (EDAD 2008).

Ahora, Fesvial, junto con la Fundación CNAE, en colaboración con la Fundación ONCE, ha elaborado el estudio «Discapacidad y acceso al permiso de conducir», en el que se analiza la opinión de 1.200 personas con discapacidad en todo el país, y que permite conocer su experiencia real y valorar los obstáculos a los que se han tenido que enfrentar en el proceso de obtención del permiso de conducción.

¿El objetivo? Conocer la realidad que viven las personas con discapacidad en España respecto a la conducción, y analizar las dificultades a las que han de enfrentarse, no ya para conducir, sino para acceder a los permisos.

Obstáculos

Este estudio ha puesto de relieve, en palabras de Javier Llamazares, director general de FESVIAL, entre otros aspectos, «las dificultades de los discapacitados a la hora de obtener el permiso de conducir, ya que pocas autoescuelas en España tienen los recursos necesarios para llevar a cabo una formación óptima para este sector de la población». «Desde FESVIAL se solicita que las administraciones públicas ayuden a estas autoescuelas a incluir estos recursos, ya que menos del uno por ciento de las autoescuelas españolas están preparadas para la formación de personas con discapacidad», subraya Llamazares.

Vehículo adaptado
Vehículo adaptado- ABC

Ante esto, Roberto Ramos, director de Formación en la Fundación CNAE, alerta de que los profesores de autoescuelas «no están preparadospara formar a alumnos discapacitados. En este sentido la legislación y el propio Reglamento General de Conductores presenta lagunas ya que no prevén qué tipo de adaptaciones hay que contemplar». «Lo habitual es que sea el propio alumno el que tenga que realizar las adaptaciones al vehículo con el que se formará en la autoescuela», añade.

«Esfuerzo combinado»

Este estudio ha permitido comprobar que en la mayoría de los casos, la discapacidad no está necesariamente reñida con la conducción. Sin embargo, algunas personas se encuentran con obstáculos importantes a la hora de poder ejercer su derecho a conducir, o más concretamente, a la hora de poder acceder a un permiso de conducción. De hecho, en este estudio se pone de manifiesto que el 17% de los alumnos que obtuvieron el permiso de conducir, se encontraron con el problema añadido que supone la no disponibilidad de un vehículo adaptado.

Por lo tanto, José Miguel Báez, presidente de la Fundación CNAE, abogó por que administración, autoescuelas y Fundación ONCE hagan un «esfuerzo combinado» y pongan al servicio de las escuelas de conducción una serie de vehículos adaptados que puedan usar los alumnos que los necesiten en cada momento. Y es que resulta llamativo que más de un 8% de las personas que obtuvieron el permiso de conducir tras su discapacidad se vieron obligadas a poner a disposición de la autoescuela un vehículo adaptado a sus necesidades.