ABC

Del boceto al concesionario: los modelos que debutan en 2018 nacieron hace cinco años

La creación del vehículo comienza en una hoja en blanco y no en la fábrica. De los miles de bocetos realizados tan solo uno será el elegido

MadridActualizado:

Un coche no es simplemente un vehículo, algo funcional que sirve para desplazarse. Es mucho más que eso. Se trata de emoción, seducción, personalidad y libertad. Y un buen diseño con una visión clara desde los primeros bocetos muestra todos estos aspectos. Sobre todo porque la creación del vehículo comienza en una hoja en blanco y es un proceso de unos 5 años. Para ver el resultado final en los coches que circulan son necesarios kilos de arcilla y pintura.

Cientos de diseñadores de cada marca trabajan para crear las líneas maestras de sus modelos. El diseñador de Renault Laurens van den Acker dota a sus diseños de un nuevo lenguaje para la marca: «simplicidad, sensualidad y calor». Al igual que pasa con el diseño interior. Se parte de «lo que nos gustaría hacer» para terminar haciendo «casi una foto» del nuevo vehículo, tal y como asegura Jaume Sala, responsable de Diseño Interior de Seat. Aunque de todos esos bocetos solo uno será el elegido.

Gracias a la tecnología 3D y los programas de maquetación los esbozos se convierten en tridimensionales. Y para ver si esa idea funciona, es necesario contar con una maqueta en tres dimensiones, el llamado «modelo de clay». Una forma de trabajar con más de 80 años de historia en la que un escultor se encarga de dar forma a miles de kilos de arcilla, usando una espátula y una fresadora. «Todos los datos e información que se recopilan en el proceso de desarrollo de un coche se unen en un modelo de arcilla y ahí es donde se convierte en realidad», destaca Damien Lottner, del Estudio de Diseño de Ford.

Antes de que un coche salga por el garaje se han invertido miles de horas para que su diseño sea lo primero que entre por los ojosAntes de que un coche salga por el garaje se han invertido miles de horas para que su diseño sea lo primero que entre por los ojos

En una fase posterior, el departamento de Color se encarga de crear las tonalidades tanto internas como externas, aunque solo doce tonos conformarán la paleta exterior del coche. «Trabajamos con el concepto de calidad percibida. Que no sólo la tengan los materiales, sino que el conductor también los perciba», detalla Jordi Font, responsable del departamento de Color & Trim de Seat.

Sobre la base de estos modelos, los departamentos técnico y de diseño comprueban las proporciones, la ergonomía y las dimensiones. El objetivo es alojar los numerosos componentes del interior, como el aire acondicionado, los airbags o iluminación de guía mediante LED.

Finalmente se construye un número limitado de unidades de preproducción para iniciar la fase de ensayos. «Los ingenieros y los diseñadores se retan mutuamente a encontrar soluciones técnicas y modificar el diseño para que el vehículo final sea fiel al concepto inicial, pero cumpliendo los requisitos de seguridad o aerodinámica», asegura David Tovar, Brand Senior Manager de Toyota España.

Con dichas unidades se realizan más de 130 horas de pruebas en el túnel de viento para verificar su aerodinámica, se somete a 1,2 millones de kilómetros de pruebas en carreteras y 850.000 en circuito para testar su durabilidad. Además, se evalúa su comportamiento con temperaturas que van desde los -40 a los +82 grados centígrados e incluso decenas de coches son destrozados en tests de choque reales. Y de ahí, a su producción en cadena.

1234567
  1. Audi A7

    Marc Lichte, jefe de diseño de Audi, detalla que una de las máximas inspiraciones fue el mundo de la náutica, en especial un yate de lujo, como imagen de lo que se buscaba con este modelo.

  2. Toyota Yaris

    «Factor J» es un gen japonés que aúna la idea de conectar lo ancestral con lo innovador y lo estructural con la naturaleza, respetando el medio ambiente o la seguridad de las personas.

  3. Renault Espace

    La cuarta generación del Espace tenía que ser diferente, una auténtica mezcla englobada en la «edad de la sabiduría» de la marca: un monovolumen «puro» con las características de una berlina y un exterior grande como un crossover.

  4. Ford Mondeo

    La marca estadounidense utiliza una característica común para sus diseños, el Kinetic Design: la rejilla trapezoidal inferior grande y los faros con aspecto «estirado», que se aprecia en el Mondeo.

  5. Hyundai Tucson

    El responsable de la robustez del Tuscon, Peter Schreyer, sigue la filosofía «Fluidic Sculpture»: se trata de diseños que se inspiran «en la naturaleza» y se expresan «del modo más artístico posible».

  6. Seat Cupra

    La marca española «diseña coches que combinan un alto nivel de funcionalidad con formas perfectas, coches únicos, como el Cupra, dotados de personalidad propia», detalla Tony Gallardo, uno de los «creadores» del modelo.

  7. Citroën C3

    Los diseños de Citroën, orquestados bajo la batuta de Alexandre Malval, destacan por su originalidad y frescura. El C3, que también incorpora los característicos «Airbump» de la marca, es el principio de un diseño revolucionario y original del que evolucionarán los futuros SUV de la marca gala.