Así se adelanta a un ciclista: normas para adelantarlos cuando exista una línea continua en la carretera - ABC

Cómo adelantar correctamente a un ciclista

Además del uso de los intermitentes y la reducción de la velocidad, existen otros factores a tener en cuenta a la hora de realizar esta maniobra

MadridActualizado:

Los peatones y los ciclistas son los usuarios más vulnerables de las carreteras. Estos últimos son además fuente contínua de polémicas, sobre todo debido a las dudas existentes entre ciclistas y conductores sobre la legalidad o ilegalidad de circular en pelotón. Y es que, ¿cómo debo adelantar a un ciclista? Esta es la pregunta que todo automovilista debe hacerse cuando se encuentre a uno, o varios, en la carretera. La DGT ya manifiesta que el 99% de nuestra atención al volante no es suficiente, por lo que menos será a la hora de alentar. Un asunto urgente dado el creciente número de accidentes a la hora de realizar esta maniobra. Así nos lo indican desde el Club de Automovilistas CEA (Comisariado Europeo del Automóvil) y nos ofrecen todas las claves.

La realidad pone de manifiesto que los conductores no hacen uso de los intermitentes en la maniobra de adelantamiento a los ciclistas. Masivamente se evidencia cuando se circula por carreteras frecuentadas por ciclistas, que muchos vehículos que, inesperadamente, se echan encima de los ciclistas en una rápida maniobra para adelantar al ciclista, no dejándole tiempo para reaccionar y provocando su desplazamiento a la derecha para evitarlo. ¿La consecuencia? Un atropello.

[Ciclistas y condutores ignoran cómo tratarse en el asfalto]

En algunas ocasiones, también se trata de una larga hilera de coches que circulan a buen ritmo, y un conductor, por diversas razones, necesita echarse al arcén, y al no haber avisado al vehículo que le precede del adelantamiento de un ciclista, lo atropella, o se ve obligado a realizar un brusco frenazo que provoca la colisión de los vehículos que le siguen.

RACE

No obstante, además del uso de los intermitentes, existen otros factores a tener en cuenta a la hora de realizar esta maniobra. Uno de ellos es la velocidad. Cuando un automovilista se acerca un ciclista, lo normal es que la bicicleta circule a una velocidad inferior a los 45 km/h, por lo tanto, el coche debe disminuir su velocidad y colocarse detrás del ciclista guardando una distancia de seguridad. El automovilista no puede mantener su velocidad pues pone en peligro la estabilidad del ciclista.

Una vez colocado detrás del ciclista llega el momento de valorar la situación en términos de visibilidad, y de coches que vengan por el sentido contrario, incluyendo otros ciclistas que circulen por el arcén del sentido contrario. Una vez hecho esto, estaremos preparados para dar al intermitente y realizar el adelantamiento a una velocidad que no descoloque al ciclista, respetando la distancia de 1,5 metros de seguridad, e incluso usando el mínimo imprescindible del carril contrario.

No está demás tener también en cuenta el estado de la calzada ya que en ocasiones esta puede estarsucia o con gravillaque puede saltar al ciclista a nuestro paso. Por último, salvo caso de emergencia, el uso del claxon está totalmente descartado ya que puede desconcentrar al ciclista, asustarle, y poner en peligro la seguridad de ambos.