Motor - Reportajes

Qué debes hacer si te equivocas de combustible al repostar

Si pones el coche en marcha puedes llegar a provocar una avería bastante grave

No debería de tratarse de un error frecuente, ya que los surtidores tienen identificados con diferentes colores cada tipo de combustible. Pero una equivocación por parte del empleado de la gasolinera, o un despisete del propietario del vehículo puede hacer que, sin darnos cuenta, repostemos gasolina en vez de diésel, o al revés.

Si nos damos cuenta de inmediato y todavía no hemos arrancado el coche, estamos de suerte. Aunque no deberemos de intentar moverlo, y rápidamente tendremos que avisar a la grúa del seguro o a un taller para que extraigan el combustible del depósito.

Si erramos de combustible al repostar advertiremos el problema cuando el vehículo de síntomas de mal funcionamiento al poco de reanudar la marcha al salir de la gasolinera. En este caso, ya podemos ir haciéndonos la idea de reparaciones costosas, en función del combustible puesto equivocadamente y de la cantidad.

Si ponemos gasoil a un motor de gasolina y circulamos con él, al poco de iniciar la marcha, según la cantidad echada, el vehículo mostrará signos de mal funcionamiento mecánico: dará tirones, echará humo blanco y, finalmente, el motor se detendrá.

Para su reparación, según Tallerator.es, el taller tendrá que proceder al vaciado del depósito y a la limpieza, en varias ocasiones, de los conductos, tubos y piezas por donde ha circulado gasoil. Se hace con un producto específico o utilizando una máquina profesional y el producto de limpieza. También hay que cambiar el filtro de combustible y las bujías. En ocasiones se producen daños mayores sobre inyectores, bomba inyectora, bomba de combustible, catalizador o algún elemento del motor.

Cuando el error es por echar gasolina en un diésel, de nuevo las consecuencias dependerán de la cantidad puesta. Como síntomas, un mal funcionamiento del motor, ruidos extraños y parada final de éste. Para solucionarlo habrá que realizar acciones como el vaciado del depósito, limpiezas sucesivas y cambio del filtro de combustible, revisión de inyectores, de la bomba inyectora y de combustible y, en el caso de estar en mal estado alguna de las piezas mencionadas, sustituirla.

Si fuese un empleado de la gasolinera el culpable del error en el repostaje, sería la estación de servicio la que se haría responsable de la reparación del coche.

Toda la actualidad en portada

comentarios