Equipar tu coche con un par de cadenas cuesta unos 35 euros

Existen diferentes tipos, pero no todas son igual de caras, efectivas, ni sencillas de instalar correctamente

MADRIDActualizado:

El último temporal de nieve ha evidenciado que no todos los conductores viajaban correctamente equipados para realizar un trayecto en condiciones adversas. Di bien en algunos paises, como en Alemania, los neumáticos de invierno son obligatorios durante esta estación, en España todavía no se han popularizado, quizás por la incomodidad de tener que cambiarlos una vez que termina la temporada de nieve, y tener que montar de nuevo los neumáticos «normales». Sin embargo, unas cadenas en el maletero, y sobre todo el saber colocarlas, puede ser de gran ayuda a la hora de circular con nieve. Existen varias posibilidades, cada una con sus particularidades. Desde las que son más fáciles de colocar hasta las que garantizan una mayor durabilidad. Y todas ellas con diferentes precios, aunque una cifra inicial podría ser a partir de unos 35 euros la pareja.

Cadenas tradicionales

La cadena tradicional de eslabones de acero es la más conocida, y está formada por varias cadenas de eslabones de acero entrelazadas. Suelen incluir varios tensores manuales con los que conseguiremos que la cadena quede bien pegada al neumático. Son muy duraderas y resistentes, pero son más complicadas de colocar que el resto de modelos. Además son ruidosas y transmiten vibraciones a través de la dirección y suspensión. (Unos 35 euros la pareja)

Cadenas textiles

Son más prácticas para los conductores que hagan un uso más ocasional de las cadenas. Están compuestas por una funda de lona que se queda fijada al neumático mediante una goma elástica por la cara interior, y radios o lona por el exterior. Son un poco más caras que las cadenas de eslabones. Son también las más fáciles y rápidas de montar y desmontar, y también son las más ligeras.

Su utilización se nota muy poco en cuanto a vibraciones o temblores, pero son mucho menos duraderas. El material con el que están fabricadas se desgasta con rapidez, por lo que están indicadas para quien solo las use de manera ocasional. Si circulamos sobre el pavimento sin nieve se deterioran con mucha rapidez. (Desde unos 30 euros el juego)

Cadenas compuestas o híbridas

Recuerdan mucho a las cadenas textiles, pero en vez de estar realizadas con lona están fabricadas con red. En su parte interior se sujetan con una coma a la rueda, mientras que en el exterior se fija mediante varios radios.

La red está formada por un interior de cable plástico tejida con eslabones de acero en los encuentros y un revestimiento exterior textil. Se coloca también con relativa facilidad, aunque hace falta tener fuerza para poder tensar la goma. Otro inconveniente es que son bastante más caras que las convencionales. (De 70 a 95 euros la pareja).

Cadenas tipo araña o semiautomáticas

Constan de dos partes: un disco que queda siempre colocado sobre la llanta, fijado a los tornillos, y la propia cadena en sí, que puede ser de varios subtipos.

El más conocido es una especie de oruga con bandas transversales rígidas, pero también las podemos encontrar con una cadena de eslabones y bandas de plástico duro.

Su colocación es muy rápida y funcionan muy bien sobre nieve y hielo, pero también son las más caras con diferencia (unos 400 euros el par). Son las más recomendables para quienes las tengan que utilizar con mucha frecuencia y en condiciones muy adversas.

Neumáticos de invierno

El neumático de invierno no es un neumático solo para la nieve, es un neumático para tiempo frío en general, y en particular para cuando además hay lluvia y nieve. La diferencia con un neumático de verano es que en esas condiciones da mucho más agarre, y por tanto aporta más seguridad a la conducción.

Estas gomas, que pueden ofrecer una vida útil de unos 6 años bien utilizadas en los meses adecuados, evitan la utilización de cadenas y están preparadas para circular con temperaturas frías, de forma que necesitan menos distancia de frenado en condiciones extremas: hasta 11 metros de diferencia comparadas con los neumáticos convencionales rodando sobre nieve a 50 km/h, y hasta 5 metros menos cuando se rueda sobre asfalto mojado.

La adherencia de un neumático de invierno sobre superficies frías, en asfalto mojado, nevado o helado , asegura una respuesta inmediata a cualquier movimiento del volante, sin deslizamientos extraños del frontal o la parte trasera del vehículo. Su profundidad extra asegura un drenaje superior, lo que neutraliza el planeo incontrolado sobre carreteras encharcadas.

Los sistemas antibloqueo de frenos ABS y el control de estabilidad ESP son poco efectivos cuando el nivel de adherencia desciende radicalmente a causa del frío, que endurece las cubiertas convencionales. De hecho, la movilidad de un 4x4 en terrenos difíciles desciende en picado cuando monta cubiertas tradicionales con temperaturas exteriores muy bajas, por lo que también deben de montar neumáticos de invierno con el frío.