Qué hay que hacer para matricular en España un coche comprado en el extranjero

La ley española obliga a matricular cualquier vehículo que circule por España para transportar personas residentes en nuestro país, sea de forma temporal o continuada

MADRIDActualizado:

La compra de vehículos extranjeros e importarlos para su utilización en España puede ser una buena alternativa si estamos pensando en adquirir un vehículo de segunda mano. En algunos países, y sobre todo los coches de alta gama, se pueden adquirir a un precio mucho más económico que en España, aunque hay que tener en cuenta que con posterioridad habrá que legalizar toda la documentación, lo que lleva aparejados una serie de gastos.

Matricular este coche en España lleva unos costes específicos de impuestos, como el Impuesto Especial Sobre Determinados Medios de Transporte, que no deberán abonar los ciudadanos europeos que se trasladen a vivir a España.

La ley española obliga a matricular cualquier vehículo que circule por España para transportar personas residentes en nuestro país, sea de forma temporal o continuada. Mientras que un coche que circule temporalmente por carreteras españolas con pasajeros extranjeros no tiene porqué ser matriculado aquí.

Además, si se ha comprado el coche en la Unión Europea habrá que pagar el IVA o el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, dependiendo de si el coche es nuevo o de segunda mano.

Por supuesto, el pago de estos impuestos no exime de abonar el Impuesto de Circulación Municipal de nuestro lugar de residencia, ni de la Tasa de Matriculación que cobra la Dirección General de Tráfico.

Además, hay que añadir el coste de la traducción jurada al español del contrato de compraventa o cualquier otro documento legal necesario, además del transporte del vehículo desde su lugar de origen.

Aunque en su país de origen haya pasado su ITV, cualquier coche que vaya a matricularse en España debe pasar nuestra ITV. Y dependiendo de su origen es posible que necesite de alguna adaptación especial para cumplir con los requisitos legales de circulación españoles.

Para matricular un coche extranjero, después de haber pagado los impuestos correspondientes, debes presentar en la DGT la Tarjeta de la ITV, una factura del coche, justificantes de pago de los impuestos correspondientes, así como un impreso de solicitud de matriculación proporcionado por Tráfico.