¿Quieres convertir en clásico tu coche? Recuerda todo esto

Como mínimo, el vehículo tiene que tener más de 25 años y completar un proceso largo y, hasta cierto punto, un tanto farragoso

MadridActualizado:

Para ser considerado histórico, según fija la ley, un vehículo debe tener más de 25 años de antigüedad. Además, sus piezas deben ser originales o corresponderse con el periodo de producción del automóvil. En caso de haber sufrido modificaciones estructurales o añadido componentes, la catalogación determinará si el vehículo es considerado o no histórico. El reglamento también recoge aquellos considerados de colección, siempre que cuenten con características sobresalientes y «merezcan la pena acogerse en el régimen histórico».

Para calificar un coche como histórico ha de cumplir con lo establecido en el Reglamento de Vehículos Históricos, que incluyen superar una inspección de un laboratorio oficial acreditado por la Comunidad Autónoma.

En Madrid, por ejemplo, existen al menos cinco laboratorios que acreditados para este fin. La inspección realizará un informe que corroborará la autenticidad del coche y sus posibles limitaciones. A su vez, el propietario tendrá que aportar documentos como un informe del fabricante y abonar una tasa cuya cuantía dependerá del laboratorio.

Una vez realizada la inspección, el órgano competente eleva una resolución que puede ser favorable. El siguiente paso es la inspección técnica, antes de proceder a la rematriculación del vehículo. Finalmente la Jefatura Provincial de Tráfico del domicilio del interesado procederá a la citada rematriculación.

Los coches clásicos están sometidos a normas de circulación específicas, generalmente recogidas en la Tarjeta de Inspección Técnica y en su Permiso de Circulación. Por ejemplo, aquellos que carezcan de sistema de alumbrado tienen prohibida la circulación cerca de la puesta o caída del sol, los que no superen los 40 km/h tendrá que circular por el arcén -de ser posible- y no podrán ir por autopista o autovía si rebasan los 60 km/h.

La legislación no recoge ninguna de ventaja por el hecho de poseer un coche histórico, aunque firmas como LegalCar Abogados recuerdan que, en estos casos, las pólizas de seguro pueden ser más baratas. Incluso hay descuentos para propietarios adscritos a clubs automovilistas. Por otra parte, según municipios un automóvil clásico puede incluso quedar exento del pago del Impuesto de Circulación.

Eso sí, hay que tener claro que convertir un turismo a clásico es un proceso bastante largo, que requiere aportar mucha documentación y que, como reflejamos, no es gratuito. Todo ello obliga a valorar los pros y contras antes de acometer la reforma.