Caracat, el extraño cruce de gato doméstico y lince salvaje que se vende como mascota exótica

Su demanda está creciendo en Rusia y Estados Unidos

MADRIDActualizado:

El primer caso de esta nueva especie, el caracat, fue accidental. Se trata de un híbrido entre caracal y gato doméstico. Ahora, sin embargo, han pasado a criarse en cautividad para satisfacer la demanda del mercado, que lo vende como si fuera una mascotas exótica.

El primer caso se hizo público en Alemania allá por 1998, cuando un gato doméstico común se cruzó con uno de estos caracales en el zoológico de Moscú. Se trata de un felino de tamaño medio que vive en las sabanas y las zonas semidesérticas, al que también se conoce como «lince africano», aunque no esté evolutivamente emparentado con esta especie.

Aunque no tuvo una vida muy larga, aquella primera cría de caracat fue bautizada como «bastardo». Al poco tiempo fue olvidada y marginada por los responsables del parque, debido a que sus colores no se correspondían con los de un caracal, aunque su comportamiento fuera similar. Y, finalmente, fue sacrificado.

Ahora, sim embargo, es uno de los híbridos más solicitados. Los clientes interesados por adquirir uno de estos originales animales aumentan cada día, sobre todo en Rusia y Estados Unidos. La causa es que son más fáciles de domesticar que los demás.

Ahora se ha convertido en todo un negocio y, aunque valdría cualquier especie, hay un tipo de gato preferido para hacer este cruce con los caracales: el abisinio, debido a que los colores de estas dos especies son más parecidos. La alimentación también es similar. Tanto el caracat como el caracal comen las mismas cosas. Desde codornices, pollos y otros animales hasta hierba.

Gestación

Los principales problemas con esta especie se producen en la gestación. Al parecer es muy difícil conseguir que un caracal se cruce con una gata doméstica. Por lo general prefieren comérsela. Muchos gatos comunes son matados por estos felinos salvajes en el proceso. Sin embargo, los interesados suelen intentarlo varias veces hasta que lo consiguen, para hacerse con una camada de, máximo, cuatro crías, entre las que algunas muertes prematuras es lo habitual.

Por otro lado, según comentan Carole Baskin, CEO de Cat Rescue, al portal a «Gizmodo», estos gatos híbridos suelen necesitar cirugía y dietas especiales al no poder digerir correctamente su alimento. Su dolencia más común es la enfermedad inflamatoria intestinal.

Otro problema suele aparecer a las cuatro o cinco generaciones, cuando aflora su personalidad salvaje, hasta convertirse en un rasgo dominante. Eso lleva a muchas familias a abandonarlos. «Estamos viendo un alarmante aumento de gatos híbridos abandonados por sus propietarios que son peligrosos», comenta Baskin.