Tigres siberianos
Tigres siberianos - WWF

Los 10 animales más carismáticos: su popularidad supone su perdición

Están tan sobrerrepresentados (cine, juguetes, publicidad) que el público considera que su supervivencia no está comprometida

Actualizado:

Las especies silvestres más populares y más presentes en el comercio o los medios (cine, juguetes, publicidad) están «severamente» amenazadas de extinción; circunstancia que los ciudadanos parecen ignorar. Al menos así concluye un estudio internacional recientemente publicado en la revista PLOS Biology, dirigido por el investigador Franck Courchamp, director del Centro nacional de Investigación Científica (CNRS), dependiente de la Universidad de París-Saclay (Francia)

«Hace seis años, comencé a trabajar en este asunto porque me llamó la atención la afirmación tan repetida de que las especies silvestres carismáticas eran las más favorecidas dentro de la biología de la conservación; en detrimento de otras especies. Así que me preguntaba si era cierto; pero antes de empezar, necesitaba determinar cuáles eran las especies más carismáticas, al menos para una audiencia occidental. Así que hicimos una serie de estudios paralelos a partir de diferentes fuentes para obtenerla», explica Courchamp en una entrevista concedida al citado centro de investigación francés.

El primero de los estudios a los que se refiere el experto consistió en plantear directamente la pregunta («¿Cuáles son para usted los animales más carismáticos?») a los usuarios de internet a través de un sitio web multilingüe (francés, inglés, español e italiano) creado expresamente para recabar datos. «Luego agregamos otros dos enfoques. El primero fue incluir todos los animales salvajes que aparecían en los carteles de las películas animadas de las compañías Disney, Pixar y Dreamworks, así como todos los animales que presentan en sus páginas principales los zoológicos de las 100 ciudades más grandes del mundo», matiza Courchamp, quien asegura que los resultados de todos los estudios realizados por su equipo fueron «casi idénticos».

«Los españoles, por ejemplo, adoran al lince y al toro»

Preguntado sobre las diferencias detectadas atendiendo al terriotorio o a la edad de los encuestados, el investigador ha manifestado que éstas, por supuesto, han existido y serán objeto de una próxima publicación. Pero ha adelantado lo siguiente: «Los españoles, por ejemplo, adoran al lince ibérico y al toro, mientras que los ingleses prefieren animales feroces, como el tiburón tigre o las anacondas. En mi opinión, esto podría reflejar la fuerte presencia de estos animales en los documentales de la BBC. Otro punto interesante es que los niños muestran mucha más imaginación que los adultos a la hora de elegir muchas más especies».

Animal históricamente perseguido

La lista final de la fauna carismática que han presentado los autores se ordena así: tigre, león, elefante, jirafa, leopardo, panda, guepardo, oso polar, lobo gris y gorila. «Nos sorprendión un poco la presencia del lobo gris porque es el único que no es exótico ni el más amenazado. Aunque un tercio de su territorio ha sido reducido y diezmado en varios países, no está en peligro inminente de extinción como los otros nueve. También es un animal que ha sido históricamente perseguido en el mundo, por lo que es sorprendente que, al mismo tiempo, se lo considere uno de los más carismáticos», reconoce Courchamp.

A los expertos la lista no les pareció interesante, por ser, en su opinión, demasiada obvia. No obstante, poco después, tras abundar en ella, solicitando a los usuarios de ese sitio web inicial que crearon que asignaran características a los animales propuestos, tales como peligrosidad, belleza o estado de amenaza, descubrieron que la ciudadanía sabía «poco» sobre el peligro cierto a que las poblaciones de estas especies se enfrentan. «Sobre el panda, el oso polar y el tigre existen muchas campañas de información. Pero para otros, como la jirafa, los resultados son sorprendentes. El público no parece conocer que la jirafa es una especie en peligro de extinción; de hecho, la jirafa Masai ha perdido el 97% de su población en unos pocos años, lo cual es casi un genocidio cuando hablamos de una especie y sus genes», advierte Courchamp.

La hipótesis que proponen los investigadores en su análisis para explicar esta disociación entre lo real y lo percibido reside en que las especies carismáticas están, precisamente, sobrerrepresentadas en nuestra vida cotidiana. «Estas diez especies carismáticas representan el 48% de los animales de peluche que se venden en Amazon cada año», cita Courchamp a modo de ejemplo. «Las vemos en todas partes, por lo que no creemos que sean raras. Su percepción es parcial», añade.

«Las vemos en todas partes, por lo que no creemos que sean raras»

Los autores, para determinar con precisión a escala planetaria la condición actual de las especies de su lista tuvieron que localizar el número de áreas ocupadas por cada una de ellas, los tamaños de sus poblaciones pasadas y presentes, y las tendencias. «Tomemos por ejemplo, el caso del tigre. A escala mundial y en libertad, quedan 3.500 ejemplares. Por lo tanto, podemos decir que es una población significativa. Pero si eliminamos a los que son demasiado viejos o demasiado pequeños para reproducirse, creemos que existen mil tigres con capacidad reproductiva en la actualidad. Además, no es una sola población, sino muchas poblaciones pequeñas y totalmente aisladas dentro de pequeños territorios. Se trataría, pues, de cuarenta grupos de menos de 100 tigres», detalla Courchamp.

En 30 años, todos los tigres habrán desaparecido en la naturaleza

«Es difícil evaluar con exactitud qué especies se extinguirán proximamente. Varios estudios apuntan a que en 20 o 30 años, todos los tigres habrán desaparecido en la naturaleza. Para los elefantes, se estima que el plazo será de cincuenta años, así como para los osos polares. Si no se hace nada, la mayoría de las personas que están leyendo esta entrevista asistirán a su extinción en el medio silvestre, que, geológicamente, es prácticamente instantánea», subraya el investigador.