Preocupa la construcción de una carretera en pleno Amazonas boliviano
Preocupa la construcción de una carretera en pleno Amazonas boliviano - ABC

Preocupa la construcción de una carretera en pleno Amazonas boliviano

Los científicos alertan de que la infraestructura abrirá una caja de Pandora de problemas ambientales, como el incentivo de nuevos proyectos para la exploración de petróleo y gas en todo el país

Actualizado:

El Gobierno boliviano aprobó en agosto de 2017 una ley que allanó el camino para la construcción de una nueva carretera de 306 kilómetros cortando uno de los bosques tropicales más emblemáticos y biodiversos del país. Un informe que se publica este lunes en Current Biology muestra que el Parque Nacional Isiboro-Sécure y el Territorio Indígena (o TIPNIS, como se conoce comúnmente) han estado sujetos a niveles alarmantes de deforestación dentro de sus fronteras durante muchos años.

TIPNIS, que es también el hogar ancestral de cuatro grupos indígenas de las tierras bajas, perdió más de 46.000 hectáreas de bosques entre 2000 y 2014, según el informe. Una hectárea es aproximadamente del tamaño de un campo deportivo estándar. Los investigadores dicen que esperan que los hallazgos ayuden a promover un debate público sobre el asunto con una base más sólida basada en la mejor evidencia disponible.

«Aunque muchos analizan los impactos potenciales que la carretera planeada podría tener en el futuro, se habla muy poco sobre los impactos ecológicos actuales en el área», manifiesta uno de los autores de este trabajo, Álvaro Fernández-Llamazares, de la Universidad de Helsinki, Finlandia. «Nuestros análisis muestran que TIPNIS ya se enfrenta a niveles desenfrenados de deforestación».

Niveles alarmantes de deforestación

Está bien establecido que las carreteras en los bosques tropicales a menudo llevan a conversión adicional de hábitat. En el caso de TIPNIS, los investigadores, incluida Mónica Moraes, de la Universidad Mayor de San Andrés de Bolivia, informan que más del 58% de la deforestación se encuentra a cinco kilómetros de las carreteras existentes, una tendencia que sugiere que el camino planeado solo «ampliará la escala actual y el ritmo de la deforestación en TIPNIS».

«Nos sorprendió descubrir que uno de los parques nacionales más icónicos de Bolivia podría enfrentarse a niveles tan alarmantes de deforestación», dice Moraes, apuntando que el hecho de que TIPNIS haya perdido más de 46.000 hectáreas de bosque desde el año 2000 «es simplemente increíble, considerando que el parque no es solo uno de los principales puntos de biodiversidad en Bolivia, sino también una de las regiones con mayor biodiversidad en la Tierra».

TIPNIS ha perdido más de 46.000 hectáreas de bosque desde el año 2000

Esta investigadora señala que el área alberga muchas especies de plantas que no viven en ningún otro lugar y especies emblemáticas de vida silvestre, como el jaguar, el ciervo de los pantanos y la nutria gigante. Aunque a menudo se considera la seguridad alimentaria como una justificación para la construcción de carreteras, los científicos agregan que la mayor parte de la deforestación hasta la fecha en TIPNIS está vinculada con el cultivo de coca, no de cultivos alimenticios.

Con el cultivo de coca expandido y nuevos incentivos para la exploración de petróleo y gas en toda Bolivia, estos expertos comentan que la degradación de la protección legal del TIPNIS probablemente provocará incluso mayores pérdidas de biodiversidad. Por lo tanto, los autores piden al gobierno de Bolivia que revise los planes de ruta.

«Las delegaciones bolivianas han sido muy activas en las negociaciones sobre el cambio climático y han abogado con vehemencia por la codificación de los derechos de la Madre Tierra en varios marcos de política internacional», opina Fernández-Llamazares. «Es muy probable que la carretera abra una caja de Pandora de problemas ambientales. Como signatario de la Convención sobre Diversidad Biológica, Bolivia seguramente tendrá problemas», concluye.