Iglesias y Montero, en sus escaños del Congreso - Jaime García | Vídeo: El chalet de lujo que han comprado Pablo Iglesias e Irene Montero ATLAS
Política

Así han disparado sus ingresos Pablo Iglesias e Irene Montero gracias a Podemos

Él pasó de interino a tiempo parcial a cobrar 120.000 euros netos en un año; ella, de becaria a ganar más que un ministro

Actualizado:

El chalé de más de 600.000 euros que acaban de comprar la pareja Pablo Iglesias-Irene Montero llega tras una fulgurante carrera política que, en tiempo récord, ha disparado la renta de ambos gracias a Podemos. Con las soflamas «anticasta» como base argumental, Pablo Iglesias pasó de ser un modesto profesor interino a tiempo parcial a ingresar casi 120.000 euros netos en un año. Y su pareja, Irene Montero, de ser becaria en la Universidad a ganar más que un ministro.

Tras terminar la carrera de Psicología, Irene Montero optó por seguir en la Universidad con una beca de formación predoctoral. De esa corta retribución -menos de 3.500 euros declaró haber cobrado en 2015-, Montero pasó a disfrutar de sueldo en Podemos poco después de fundarse el partido. Eso ya le permitió disparar sustancialmente sus ingresos hace tres años, pero solo fue una fugaz antesala del gran salto que iba a dar en enero de 2016, cuando se convirtió en diputada nacional tras garantizarse un ventajoso puesto en las listas electorales de Podemos.

Detalle de una nómina mensual de la diputada Irene Montero
Detalle de una nómina mensual de la diputada Irene Montero

Tras acceder al escaño, la pareja de Pablo Iglesias fue aupada al preciado puesto de portavoz parlamentaria de su formación, lo que también conlleva un sustancioso complemento salarial. Dan fe de ello las nóminas que la propia Irene Montero muestra en la web de Podemos: una nómina mensual de 7.049,58 euros brutos, que se quedan en 5.048 euros netos, a la que se añaden las extras –como la que cobró en junio del año pasado, que ascendió a 6.791,61 euros brutos, que tras las retenciones tributarias se quedan en 4.873,78 euros brutos-. Un mes de paga extra, como fue junio de 2017, a Irene Montero le llega a reportar casi 14.000 euros brutos gracias a su escaño en las filas de Podemos. Es decir, en solo un mes cobra cuatro veces más de lo que había cobrado durante todo un año, en 2015, con su contrato de becaria en la Universidad.

A la hora de referirse al sueldo, los dirigentes de Podemos prefieren dar la cifra tras descontar lo que aportan personalmente como donaciones. Unas aportaciones que, por otra parte, se quedan políticamente en casa. Recalan de forma recurrente en las estructuras de Podemos. En junio de 2017, por ejemplo, Irene Montero declaró haber donado 1.151,58 euros a Podemos, otro tanto al programa Impulsa -del mismo partido-. Aquel mismo mes, Iglesias aseguró haber dado 874 euros a Podemos y otro tanto a su proyecto Impulsa.

Iglesias y el capital

En el caso de Pablo Iglesias la carrera salarial también ha sido fulgurante gracias a la política -y la economía- de Podemos. En su caso, el gran salto lo dio en 2014, el año en que se fundó Podemos y se hizo con un escaño en el Parlamento Europeo. Cuando llegó a la Eurocámara, en su declaración de rentas indicó que venía de cobrar menos de 24.000 euros brutos al año: un contrato de profesor interino a tiempo parcial en la Universidad, por el que indicó que percibía menos de mil euros brutos mensuales y que complementaba con los menos de mil euros brutos al mes que cobraba por presentar su tertulia televisiva «Fort Apache», emitida a través del canal de capital iraní Hispan TV.

Aquellos discretos ingresos laborales se le dispararon a Pablo Iglesias en cuestión de meses: en 2015 ya sumó casi 120.000 euros de ingresos netos –las retribuciones brutas, por tanto, fueron sustancialmente mayores-. Aquel fue su primer año completo como asalariado de la política de primer nivel, primero como europarlamentario y después como diputado del Congreso, donde sigue. En 2015, Iglesias cobró 80.908 euros netos como europarlamentario, 4.391 euros se los cobró de Podemos, 33.700 euros por sus actividades televisivas y derechos de autor; y 428 euros de la Universidad Complutense de Madrid. Y todo eso, a su vez, con tres cuentas bancarias en las que por entonces ya había logrado ahorrar algo más de 125.000 euros.