El Obispado de Jaén pide a los alcaldes del PSOE que no presidan las procesiones

Por  12:32 h.

El Alcalde de Sevilla, presidoendo el CorpusEl Obispado de Jaén sugiere a los alcaldes no católicos que no encabecen las procesiones de Semana Santa, máxima expresión de la religiosidad popular en Andalucía, al objeto de mantener una postura coherente con su ideario. Para el máximo órgano eclesial de la provincia constituye un síntoma de esquizofrenia política ordenar la retirada de los cruficifijos de los espacios públicos y después preceder a Cristo crucificado en los itinerarios de la pasión.

La políticos que combaten la presencia de los crucifijos en las colegios o votan a favor de la ley del aborto justifican su presencia en las procesiones con un argumento torticero: priorizan la tradición sobre la esencia. Resaltan que la Semana Santa es una arraigada costumbre del pueblo con la única intención de despojarla de su sentido religioso. La fuente del Obispado de Jaén consultada señala que pretenden eliminar la identidad cristiana hasta de las procesiones. Y de su periferia. En ocasiones, añade, se atreven incluso a pronunciar pregones laicos. «Pregonan la Semana Santa sin mencionar a Jesucristo».

Para la fuente consultada los políticos no creyentes están legitimados para participar en las procesiones por su carácter representativo del pueblo, motivo por el que no recomienda que se prohíba su presencia en las mismas. Puntualiza, no obstante, que es necesario que actúen en conciencia, al igual que hacen representantes municipales de fuerzas políticas, en referencia a IU, que, al no creer, optan por no asistir a esta expresión de fe.

Puesto que todo acto politico tiene una intencionalidad electoral, con su participación en las procesiones, los alcaldes no creyentes pretenden básicamente recabar votos o evitar su fuga. La fuente del Obispado señala al respecto que numerosos regidores de un partido hostil a la Iglesia las encabezan porque tienen claro que son un reflejo del sentir del pueblo.