Los hermanos mayores de Utrera junto al arzobispo de Sevilla

UTRERA

Asenjo preside la apertura del curso cofrade en Utrera

El arzobispo destacó la importancia de la unión entre las hermandades, las parroquias y el clero

Por  0:08 h.

Como es tradicional, el primer domingo de Adviento ha servido para celebrar en Utrera la apertura del curso cofrade, un acto que organiza el Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Utrera, que este año ha contado con la presencia de Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla. Los miembros del Consejo y los hermanos mayores de Utrera celebraron una eucaristía en la parroquia de Santiago el Mayor.

Asenjo dedicó palabras de agradecimiento a las hermandades de la localidad, destacando su «aprecio» por las corporaciones, asegurando que juegan un importante papel como «escuelas de vida cristiana y talleres de santidad». El arzobispo quiso también realizar un repaso por los temas más importantes para los cofrades, deteniéndose en la formación y en las imágenes titulares. También hizo referencia a la importancia de la relación entre las hermandades, con la parroquia y con el clero. «Las hermandades no son una isla, sino que se legitiman en la comunión dentro de la Iglesia, y en comunión con los pobres».

La apertura del curso cofrade en Utrera, que contó también con la participación del Coro Siarum, tuvo un momento emotivo en la entrega de la insignia por parte del Consejo de Hermandades a todos los utreranos que han sido nombrados hermanos mayores a lo largo del pasado curso, como es el caso de Sebastián Florido, de la sacramental de Santa María; Luis Pérez Estévez, de la Trinidad; y Emilio Alfaya, de la Quinta Angustia. Además, todos los hermanos mayores –salvo el de la Virgen de Consolación, que se asuntó por motivos de salud- juraron su cargo como miembros del Consejo.

También destacó un pequeño homenaje dedicado a los utreranos que han formado parte de la anterior junta superior del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Utrera durante los últimos cuatro años, que recibieron un recuerdo con el que se ha querido reconocer su trabajo y dedicación.