Titulares de Pasión en su capilla sacramental / DANIEL SALVADOR
Titulares de Pasión en su capilla sacramental / DANIEL SALVADOR

Así es la nueva ubicación de los titulares de Pasión en su capilla del Salvador

Los tres titulares han regresado a su altar tras todo un mes de julio de obras

Por  11:32 h.

Los titulares de Pasión han regresado a la capilla sacramental tras pasar todo el mes de julio en el altar de Ánimas de la Colegial del Salvador. A partir de ahora, se podrá ver la nueva distribución de la Virgen de la Merced y San Juan Evangelista en sus respectivos altares.

En este tiempo se ha realizado obras en el retablo de plata de la capilla sacramental de la corporación. Un proyecto que tiene aprobado desde hace unos meses por medio de la Comisión Provincial de Patrimonio, que depende de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía. 

Todo comenzó avanzando el retablo hacia delante para que el Señor de Pasión pudiese tener un besapiés permanente. 

Esta actuación, que comenzó el pasado 10 de julio, ha permitido  «resolver la limitada visión de ambas imágenes desde el exterior de la capilla y la situación esquinada que ocupaban las peanas de la Virgen y San Juan», como explica el hermano mayor, José Luis Cabello. «Hasta ahora, para besar el talón del Señor los devotos debían pasar por delante de la Virgen y de San Juan, por lo que se decidió en Cabildo de Oficiales y con el visto bueno del Rector de la Iglesia Colegial, presentar un proyecto de reubicación de ambas peanas y guardar así mayor armonía con los requerimientos del culto a nuestros titulares».

Esta obra ha integrado los frontales de plata de ambos pedestales junto al del altar, facilitando el acceso al besapiés permanente del Señor por la parte trasera de las peanas. La Virgen de la Merced y San Juan mantienen las alturas de su anterior ubicación al estar situadas sobre un friso de mármol colocado sobre los frontales de plata, realizados en el mismo color y siguiendo el mismo diseño en su ornamentación que el resto de la Capilla, dando continuidad al altar del Señor e integrando todo el conjunto en una unidad homogénea en cuanto a materiales y estética.

La actuación, realizada con la dirección del arquitecto Fernando Mendoza y que ha contado con la aprobación de la Comisión Provincial de Patrimonio de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, conlleva también la colocación de un cristal de seguridad protegiendo la parte trasera de ambas imágenes.

Una obra única de la platería

En estos momentos pueden ver al Señor de Pasión portando la túnica de seda, junto a la Virgen de la Merced y San Juan Evangelista en este altar de Ánimas situado junto al retablo mayor, es decir, al final del muro izquierdo del templo.

El altar de plata de la Capilla Sacramental es una obra procedente de la Capilla de la Comunidad de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, y pasó a ser propiedad del estado con la expulsión de la orden por Carlos III en 1767 y concedido en 1769 a la Colegial del Salvador.

Es una obra personalísima de la platería, concebido como altar-relicario con diversas reliquias de mártires jesuitas (en su mayoría, traídas desde las misiones que tenían en lejanas tierras) en pequeñas hornacinas del frontal del altar. Según el profesor Emilio Gómez Piñol, en su obra La Iglesia Colegial del Divino Salvador, la autoría tanto del retablo como del frontal corresponde al platero Tomás Sánchez Reciente, fechados en 1753. El cuerpo o parte central de la estructura presenta en su eje una ancha calle -donde estaba el relieve de la Encarnación, que se encuentra actualmente en la sacristía de la iglesia- que se prolonga hacia arriba en un bello frente rematado por cornisas mixtilíneas que culminan en una cruz envuelta por un ostensorio radiante. A los lados del hueco, donde se encuentra la imagen de Nuestro Padre Jesús de Pasión, en dos paneles ligeramente rehundidos, se hallan los bustos de madera con efigies de San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier. Según el profesor Gómez Piñol, presentan semejanzas con obras relacionadas con el taller de Duque Cornejo.

Este altar se colocó en la capilla sacramental en 1957, después de que un incendio acaecido en 1905 supusiera la desaparición del primitivo retablo mayor de la Sacramental, obra de Cayetano de Acosta. Con el paso de los años, ha sufrido algunas transformaciones hasta alcanzar su forma actual.

Estreno de túnica y mantolín

Coincidiendo con la reapertura al culto de la Capilla Sacramental, la imagen de San Juan Evangelista estrena un nuevo conjunto de túnica y mantolín lisos donados por varios hermanos.

PARA VER LA GALERÍA COMPLETA DE M. J. RODRÍGUEZ RECHI, PINCHE SOBRE LA IMAGEN