Niño Dios / DANIEL VILLALBA

Así es la última obra de Antonio Labrador

Se trata de una imagen de un Niño Dios

Por  0:00 h.

Antonio Labrador Jiménez acaba de culminar una nueva imagen, «me complace el presentar una nueva imagen del Niño Dios, pero en este caso desde una temática diferente a los que hasta ahora había podido realizar. Se trata de un Niño de Pasión, más concretamente de un Niño Jesús de la Espina, temática que tuvo una gran expansión a partir del barroco tanto en la Península Ibérica como en Sudamérica».

A la hora de su creación, el escultor indica que «está modelada en terracota y policromada con diversas veladuras de óleo, también porta ojos y lágrimas de cristal y pestañas».


Será para una familia particular de Triana, mientras que su iconografía «se representa con un gesto facial atribulado y doliente debido a la herida que sangra por el dedo anular de su mano derecha, herida que ha causado la espina que sostiene con la mano izquierda. Dicha representación está concebida como una premonición de la futura Pasión de Cristo, en sí es una alegoría donde la espina la he situado atravesando una perla, al igual que nuestros pecados atravesaron el mundo teniendo como consecuencia el martirio de Jesucristo. Por ello la imagen aparta la mano la izquierda denostando el mal y nos muestra y nos acerca su diestra en representación de Su Cuerpo y Sangre, que es el único camino de la salvación».

Niño Dios / DANIEL VILLALBA

Niño Dios / DANIEL VILLALBA

Niño Dios / DANIEL VILLALBA

Niño Dios / DANIEL VILLALBA