Diseño bambalina del palio del Carmen / HDAD. DEL CARMEN
Diseño bambalina del palio del Carmen / HDAD. DEL CARMEN

Así será el próximo palio para la Semana Santa de Sevilla

La hermandad del Carmen ha dado a conocer el diseño de su futuro nuevo paso de palio. Los hermanos deberán aprobarlo en un cabildo que tendrá lugar el 19 de junio

Por  1:14 h.

La hermandad del Carmen ha dado a conocer el diseño de un nuevo palio para la Semana Santa de Sevilla. Un proyecto que los hermanos deberán ratificar en un cabildo general extraordinario el próximo 19 de junio, y que la corporación ha dado a conocer este miércoles, 9 de mayo, en la primera de las jornadas organizadas para explicar a los hermanos esta propuesta.

Rafael de Rueda ha sido el artífice de un trabajo que ha venido realizando durante el último año, partiendo del primitivo efectuado por Francisco Reyes en 2008, además de haber contado por profesionales y académicos del Arte.

En caso de la aprobación, la hermandad cambiará el actual palio azul prusia por el marrón y blanco de estética carmelita, combinando la malla, el tisú de plata y el terciopelo marrón. El encargado de hacer la obra sería Manuel Solano, siendo estrenado al completo en un tiempo estimado entre ocho y diez años.

Por otro lado, en la bambalina delantera destaca el escudo corporativo de la hermandad, mientras que en la trasera aparece el escudo tradicional de la orden carmelita y el de los descalzos. Asimismo, Antonio Díaz Arnido pintaría la gloria del techo de palio, representando la iconografía de la Virgen de la Misericordia. Otro de los detalles singulares del que puede ser el nuevo palio para la Semana Santa de Sevilla son los borlones que cuelgan de los varales, que son escapularios.

Diseño bambalina del palio del Carmen / HDAD. DEL CARMEN

Palio

También el palio presenta una estética bicolor, el marrón y el blanco, el primer color citado tampoco ha sido utilizado en ningún paso de la Semana Santa de Sevilla «se ha creado un palio marrón y blanco que, de una manera equilibrada, no da protagonismo a ninguno de los dos sino a ambos a la vez; donde cada color se apoya en el otro para que, conjuntamente, se realcen creando un conjunto innovador cromáticamente hablando. Esta estética bicolor, en el que uno de los colores, el marrón, no ha sido usado casi nunca en un palio, aporta una estética única asociada a la hermandad, aportando con ello singularidad y estilo propio. La singularidad del marrón queda compensada con la inclusión del blanco carmelita, que no ha de ser blanco puro, y de la malla que aligera en cierta medida el peso visual del marrón. Además, para tener una visión de conjunto en ese equilibrio cromático, el autor ha diseñado un faldón para el paso donde el blanco tiene más peso que el marrón, invirtiendo la tendencia del palio y consiguiendo finalmente ese equilibrio entre colores donde no se sepa exactamente cual de ellos predomina más y logrando así la deseada estética bicolor.

A la hora de la confección del diseño del palio, el autor ha seguido dos líneas, «la primera, ha consistido en rediseñar la bambalina delantera manteniendo casi todos los elementos de su diseño pero redibujándolos de nuevo para dotarlos de más volumen y definición para así hacerlos mas reconocibles en la distancia. Se persigue con ello que el diseño se perciba y reconozca desde que el palio asome en la distancia hasta que nos alcance y para ello es importante que la decoración esté bien definida en su dibujo y se reconozcan flores, hojas y arquitecturas».

Otros han sido recolocados para dar una mayor proporcionalidad apunta la hermandad «una vez redibujados todos los elementos, se han recolocado algunos de ellos para dotar a la bambalina de mayor proporcionalidad entre sus elementos y conseguir un aire más elegante y armonioso. Principalmente se le ha dado la vuelta a los grandes roleos que flanquean las jarras para conseguir un efecto de guirnalda, además de ensanchar ópticamente la bambalina, algo muy interesante en el proceso de reforma pues la bambalina es ligeramente estrecha para las medidas del paso. Este cambio no obedece solo a un criterio puramente decorativo. Se basa en los planteamientos decorativos inspirados en la naturaleza, que nacen en la decoración romana y griega, y que tienen su máxima expresión en el renacimiento. Así, la decoración vegetal “se mueve” de una manera natural al modo de la verdadera vegetación curvándose tallos y hojas en sus picos cuando nacen del suelo por el efecto de la gravedad, y al contrario, haciendo un efecto de guirnalda cuando se encuentran en la parte superior. Este efecto decorativo, al asimilarse con lo natural, nos hace todo más armónico pues lo reconocemos como movimientos decorativos lógicos inspirados en la naturaleza. La sabiduría popular hace que reconozcamos estos planteamientos estéticos de forma innata y, sin conocimientos de terminología histórico-artística, llamamos a las bambalinas las “caídas” del palio. Este efecto de guirnalda se acrecienta al apoyarse la misma sobre la parte de malla de la bambalina y puede verse claramente en las caídas laterales, donde la continuidad de la misma es más evidente».

El techo de palio mantendría la misma estética de las bambalinas, «con esa importante cenefa rectilínea superior que caracteriza las mismas y que aquí permite formar un marco decorativo idóneo para el techo, donde la protagonista principal es la gran cartela central portadora de una imagen icónica de la estética carmelita, que será realizada con la técnica de pintura, por Antonio Díaz Arnido. Esta cartela central se encuentra rodeada de un perímetro de malla que permite aislarla visualmente del resto del techo, aumentando así su protagonismo».

Diseño bambalina del palio del Carmen / HDAD. DEL CARMEN

Diseño bambalina del palio del Carmen / HDAD. DEL CARMEN

Diseño bambalina del palio del Carmen / HDAD. DEL CARMEN