Entrega de los bustos de San Juan Pablo II / L. M.

DOS HERMANAS

Bustos de San Juan Pablo II para varias hermandades sevillanas

La Fundación Santo Súbito ha donado estas figuras en un acto celebrado en la parroquia de Montequinto que lleva el nombre del Papa Santo

Por  0:00 h.

La parroquia de San Juan Pablo II de Montequinto, en Dos Hermanas, acogió este pasado domingo el acto de entrega de una decena de bustos del Papa Santo a entidades vinculadas de algún modo con el titular de esta iglesia. La donación fue realizada por la Fundación Santo Súbito, una institución dedicada a promover la vida y obra de San Juan Pablo II, que en anteriores ocasiones ya había regalado bustos similares, realizados todos por el imaginero Juan Manuel Miñarro, a diferentes parroquias sevillanas.

Según informa la parroquia en su página web, esta nueva donación estuvo enmarcada dentro de los actos celebrativos del día de San Juan Pablo II y se llevó a cabo durante el transcurso de la misa celebrada por el párroco Adrián Ríos. Así, se entregaron bustos al colegio San Alberto Magno de Montequinto –primera sede de la parroquia San Juan Pablo II-, a la residencia de ancianos San Rafael de Dos Hermanas –inaugurada en 1993 por Juan Pablo II- y a la hermandad de Nuestra Señora Valme, por haberle dedicado el Santo Papa una oración durante su visita a la ciudad nazarena.

Además, recibieron el busto las hermandades benefactoras de esta parroquia de Montequinto durante el curso anterior, tales como, El Silencio, Rocío de Sevilla Sur, Santa Caridad de Marchena y Los Negritos. Precisamente, en este mismo acto, el presidente de la Fundación Santo Súbito, José María González-Alorda, entregó al padre del pequeño Javier Pérez Hidalgo un comunicador que solicitaban para que el menor pudiera expresarse con los médicos.

Hermandad de Valme

La hermandad de Valme, por su parte, ha trasladado en un comunicado su agradecimiento y alegría por este «hermoso gesto» que contribuye a «honrar la memoria de San Juan Pablo II». En este sentido, la corporación nazarena ha recordado que el Santo Papa, durante su visita a Dos Hermanas el 13 de junio de 1993, invocó a Nuestra Señora de Valme con la siguiente oración: «que la Santísima Virgen María, quien honráis en esta villa de Dos Hermanas con la antigua advocación de Valme, nos ayude con su intercesión gloriosa para que en todas nuestras obras resplandezca la luz de Cristo».

En representación de la hermandad asistió Miguel Gil Pachón, hermano antiguo de la corporación que fue distinguido por el propio Papa Juan Pablo II con la «Cruz Pro Ecclesia e Pontifice» en el año 1988.