…Y así eran las cuadrillas del Calvario en 1991

Por  1:58 h.
Hermanos costaleros de la Virgen de la Presentación

En el mes de septiembre de 1977, la cofradía del Calvario hacia un llamamiento a los hermanos a través de su boletín. Poderosas razones habían impulsado a la junta de gobierno a prescindir de la cuadrilla de costaleros profesionales, mandada por Manuel Adame, y tomar una iniciativa de crear una cuadrilla de hermanos costaleros para llevar sus pasos en la estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral.

Meses atrás, la junta de hermandad se había puesto en contacto con dos de sus hermanos para que se hicieran cargo de los preparativos de la creación de la cuadrilla y formación de los costaleros, Javier Fal Conde Macías, capataz que venía repitiendo desde 1975 la misma experiencia en la Hermandad de la Vera Cruz, se ponía al frente de la cuadrilla del Santísimo Cristo del Calvario, y Francisco Amaro Chaves, capataz de la Sagrada Mortaja, hacía lo propio con el palio de Nuestra Señora de la Presentación.

La respuesta de los hermanos al llamamiento de la junta de gobierno presidida por Faustino Martínez Candau, promotor de la idea, junto José Luis González Campos, mayordomo y diputado mayor de gobierno, fue un tanto desigual. No acudieron los suficientes hermanos como para completar la cuadrilla de ambos pasos. La solución estuvo en buscar más costaleros en otras hermandades afines a los capataces elegidos. Antes de Navidad ya habían empezado unos ensayos que culminarían con la salida de los hermanos costaleros en los pasos de la Hermandad del Calvario en la Madrugada de 1978.

De aquella cuadrilla de hermanos que sacara por primera vez los pasos del Cristo del Calvario y la Virgen de la Presentación quedan en la actual un total de cinco costaleros. Tres de ellos continúan saliendo en el paso de Cristo: Juan Miguel Amador Bravo, Juan Domínguez Galván y Juan José Romero Ruiz. También habría que incluir en éstos a José Manuel Chaín, contraguía del paso de Nuestra Señora de la Presentación y costalero desde 1978 a 1987, quién con anterioridad habría salido entre los profesionales de Manuel Adame únicamente en este palio.

Los dos restantes que aún siguen de costaleros lo hacen en el palio: Ramón Candáu Fernández – Mensaque y Manuel de los Santos Martín.

El paso de costaleros por esta cuadrilla ha sido siempre intermitente. Se da el caso que hermanos en cumplimiento de una promesa se mantienen en la cuadrilla durante dos o tres años, y luego la dejan, para volver al cabo de unos años. Otras de las causas por la que esta cuadrilla está constantemente renovándose es el atractivo y estricto cumplimiento de sus reglas y el sentido de la estación penitencial de la Hermandad del Calvario. Costaleros que antes de incorporarse a la cuadrilla se han hecho hermanos y que después de la salida penitencial han quedado completamente identificados con la esencia de una de las hermandades con más prestigio y solera de la Semana Santa sevillana.

La edad media en estos momentos de la cuadrilla del Cristo del Calvario es de veintinueve años, oscilando entre los diecinueve del más joven y los cuarenta y ocho del mayor. La antigüedad media de permanencia de los costaleros en la cuadrilla es de siete años. En el palio de Nuestra Señora de la Presentación la media de edad de sus costaleros es de veinticinco años, siendo el más joven de dieciocho años y el mayor de cincuenta. La antigüedad media de sus costaleros es de cuatro años, pero hay que tener en cuenta que en 1987 esta cuadrilla sufrió una importante renovación al retirarse el que hasta entonces había sido su capataz, Francisco Amaro Chaves.

Javier Fal – Conde Macías es el responsable del paso del Santísimo Cristo del Calvario desde la creación de su cuadrilla en 1978, y de los dos pasos de la Hermandad del Calvario desde 1987.

Es un capataz que cuando se hizo cargo de esta cuadrilla ya tenía experiencia en la preparación de hermanos costaleros por su trayectoria desde 1975 en la Hermandad de la Vera Cruz. Todos los ayudantes de Javier Fal – Conde, en la conducción de los pasos han sido con anterioridad componentes de la cuadrilla de hermanos, José Miguel Hidalgo Ortiz, segundo capataz del Cristo desde 1987, fue costalero en la primera cuadrilla de hermanos que llevo a Nuestra Señora de la Presentación, más tarde pasaría a ser contraguía del Cristo; José Vázquez Ceballos es el segundo capataz de la Virgen desde 1987 José Antúnez Olivares fue costalero del Cristo en 1979 y ahora es el contraguía de la Virgen; Fernando Burón Arancón, también contraguía de la Virgen este año, fue costalero del Cristo desde 1979 hasta el pasado año; Enrique Márquez fue costalero del Cristo desde 1982 y ahora es contraguía del Cristo.

Las calles Zaragoza, Castelar, Adriano, Reyes Católicos y zonas colindantes constituyen el escenario idóneo para los cuatro ensayos de las parihuelas de salida que la cuadrilla realiza todos los años. Los ensayos del paso de Cristo lo hacen con el mismo montado y debidamente protegido, a falta lógicamente del Crucificado, y a la parihuela de salida del palio le colocan un armazón metálico que hace las veces de palio, y añaden doce sacos de arenas que incrementa su peso en unos seiscientos kilos.

Una Hermandad como la del Calvario, con peculiaridades que la definen como una de las más serias y rigurosas de Sevilla. Se caracteriza también por el constante interés de su junta en integrar y hacer participar a sus hermanos no sólo en las labores propias de cualquier cofradía, sino en un mayor compromiso cristiano y solidaridad religiosa. Prueba de ello son las continuas actividades y convivencias que organiza, con un grupo joven completamente integrado en la hermandad y en la cuadrilla de costaleros.

Siguiendo esta misma pauta, el primer viernes de cada mes se organiza un encuentro en la casa hermandad encaminada a fomentar la convivencia y la amistad entre los costaleros, además de otras actividades relacionadas con la tradición cofradiera.

A los costaleros se les exige el mismo rigor y seriedad en el cumplimiento de reglas que al resto de hermanos, y que antaño eran de obligado cumplimiento en la cuadrilla de costaleros profesionales. Entre estas reglas es gratificante saber que los relevos de los costaleros llevados a cabo durante la estación penitencial se hacen, única y exclusivamente, por la trasera de los pasos. Un poco antes del sitio previamente indicado para realizar el relevo, los costaleros entrantes deben colocarse, completamente en silencio, detrás del paso y esperar la orden de ejecutar el cambio. Una vez recibida, en el interior del paso se hace un pasillo para que, independientemente de la trabajadera a la que pertenezcan, costaleros entrantes y salientes lo vayan haciendo de la manera más rápida y discreta posible. También es obligada la uniformidad en vestir: pantalones y fajas negros, camiseta blanca y alpargatas negras con suela de esparto.

Otra de las normas que se les exige a los costaleros que están de refresco es la de acudir al cortejo procesional antes de que éste entre en la Santa Iglesia Catedral. Deben incorporarse a la cofradía y entrar a la Catedral detrás al paso que pertenezcan, para hacer junto a su imagen titular la presentación ante el monumento y rezar con el resto de compañeros.

El bochornoso e irrespetuoso espectáculo de algunos costaleros durante la Semana Santa cuando van alrededor de los pasos con sus familiares y el costal puesto o dando vueltas por la calle cuando está fuera de lugar en esta cofradía. En tal sentido la Hermandad del Calvario monta en tres casas de hermanos, localizadas en el recorrido de su estación de penitencia, un lugar donde los costaleros puedan comer y beber lo que el esfuerzo que realizan les demande, ya que les está prohibido entrar en los bares o vagar por las calles. Una vez efectuado el relevo, los costaleros salientes son acompañados por uno de los tres contraguías que van en el paso de palio al más cercano de estos lugares. La operación se repite, a la inversa, al concluir el tiempo de descanso.

La cuadrilla de hermanos costaleros del Calvario, recaudando dinero por medio de cuotas y rifas organizadas por ellos mismos, regaló hace unos años un martillo para su paso en plata maciza, de cuatro kilos de peso, y que representa la misma simbología del escudo de la hermandad. Ahora se ha abierto un concurso de ideas para hacer la misma donación al paso de Nuestra Señora de la Presentación.

Este año, los pasos de la Hermandad del Calvario, a su paso por la Campana, aminorarán su andar racheado y sus costaleros rezarán un padrenuestro a media voz, en homenaje y reconocimiento al histórico capataz, Rafael Franco Rojas, a quien el Ayuntamiento de Sevilla le ha dedicado una calle en la misma Campana.

Y así es la cuadrilla de la Virgen de la Presentación en la actualidad

Los costaleros del Calvario

Paso del Santísimo Cristo del Calvario

Capataz: Javier Fal – Conde Macías, corredor de seguros.

Segundo capataz: José Miguel Hidalgo Ortiz, ejecutivo mercantil.

Contraguías: Miguel Ángel Garcés Aguilar, técnico comercial, y Enrique Márquez Domínguez, auxiliar de farmacia. Aguador: Juan Tejada Pérez, industrial artesano.

Costaleros: Juan Miguel Amador Bravo, administrativo; Juan Alfonso Aunión Ogalla, estudiante aparejadores; Félix Botija Casado, promotor comercial; Ernesto O. Carballo Cordo, protésico dental; Francisco Javier Carbonero Castro, ceramista; Jesús María Díaz Cruz, abogado; José C. Díaz Cruz, estudiante aparejadores; José Carlos Díaz González estudiante derecho; Juan Díaz Galván, directo banca; Emilio Domínguez – Palacios Gómez, diplomado enfermería; Raúl Espínola Selma, estudiante COU; Javier Fernández Navas, empleado comercio; Javier Garrido Benito, técnico comercial; José Antonio Garrote de los Santos, empleado comercio; Enrique Gavira Sánchez, psicólogo; Lázaro Giner Moreno, empresario; José María Gómez Aquino, empleado comercio; Luis Ángel Gómez Caminero – Álvarez, abogado; Juan Ignacio González Gordillo, estudiante Biología; Enrique González Merino, aparejador; Antonio Gutiérrez Salud, camarero; Pedro Jesús Jiménez Rodríguez, estudiante Biología; Francisco Javier López Martín, estudiante Bellas Artes; José Montero Antúnez, florista; Esteban M. Olea Sobrá, estudiante Medicina; Emilio Poyón Ramos, Artes Gráficas; Servando Rey Maestre, taxista; Jesús Rodríguez Gómez, industrial Merca – Sevilla; José Carlos Rodríguez Moreno, estudiante Derecho; Juan José Romero Ruiz, administrativo; Manuel Rueda Prada, administrativo Iberia; José Javier Ruiz López, empleado comercio; Eduardo Salamanca Gras, jefe ventas; Francisco Vázquez Sánchez, carpintero; José Javier Urquijo Contreras, industrial; Jaime Valero Quintana, estudiante Empresariales; Manuel Villalón Benítez, agente comercial.

Palio de Nuestra Señora de la Presentación

Segundo capataz: José Vázquez Ceballos, profesor mercantil.

Auxiliar del capataz: Borja Fal – Conde Bourrellier, estudiante Empresariales. Contraguías: José Antúnez Olivares, dependiente comercio; Fernando Burón Arancón, aparejado, y José Manuel Chain Ruiz, capataz especialista del Ejército del Aire.

Aguadores: Domingo Cortés Nogales, arquitecto técnico, y Rafael López y García de las Mestas, profesor de EGB.

Costaleros: Alfonso Aguado Puig, abogado; Jorge Alonso Pérez, estudiante Derecho; Manuel Pedro Arce Cáceres, estudiante Informática; Manuel Bueno López, empleado; José Luis Campos Soto, policía; Ramón Candáu Fernández Mensaque, médico; Luis Candáu Micheu, estudiante Empresariales; Juan Pablo Candáu Romeroo, farmacéutico; Ramón Carbajal López, licenciado Derecho – Opositor Inspección Hacienda; Matías Carrasco Ortiz, peluquero; José Carrión Sánchez, ejecutivo ventas; Alfonso Díaz – Pavón Tello, fontanero; Álvaro Fernández Pazos, estudiante; Andrés García de la Borbolla y Vallejo, estudiante Historia; José Antonio García de la Borbolla y Vallejo, estudiante; José Manuel Gallo García, agente seguros; Manuel García Muñoz, vigilante jurado; Alberto Gómez – Caminero Álvarez, camarero; Manuel González Núñez, profesor EGB; Bruno González de la Peña y Guerra de Garandilla, administrativo; Juan Carlos Guerrero Almagro, estudiante Derecho e Historia; Hilario José Hernández Vázquez, agente comercial; Francisco del Junco Vallejo, ingeniero técnico industrial; José Manuel Lugo López, estudiante BUP; Manuel Antonio Madrid García, industrial bodeguero; José Luis Martín Bernárdez, empleado industria cerámica; Jorge Martínez Molina, estudiante Derecho; Alfredo José Mauri García, transportista; Manuel Jesús Medina Castaño, estudiante Farmacia; Enrique J. Meléndez Torres, programador ordenadores; Francisco Javier Minguez Martínez, estudiante Empresariales; Francisco Luis Osorio Leal, lavandero; Miguel Ángel Osuna Abril, mecánico; Guillermo Palomo Sánchez, estudiante FP-2º grado; José C. Prieto – Carreño Candáu, licenciado Derecho – Opositor Notaría; José Manuel Rivera Mejías, auxiliar administrativo; José Manuel Roas Martínez, barman; Jesús Rodríguez Castro, profesor EGB; Julio A. Rodríguez Moreno, estudiante Filosofía; José Manuel Ruiz Montero, estudiante FP Agraria; Javier Sainz Bueno, estudiante; Eduardo Sánchez Peña, ingeniero industrial; profesor Universidad; Juan Sánchez Peña, estudiante Derecho; Manuel de los Santos Martín, licenciado Filosofía; Gregorio Serrano López, licenciado Derecho.

Publicado en ABC de Sevilla, el 16 de marzo de 1991.