La nueva Carrera Oficial impediría acceder a más de 400 plazas de aparcamiento

Por  8:06 h.
Plano de la Carrera Oficial tal y como quedaría empezando por la Magdalena

La hipotética ampliación de la Carrera Oficial por la Magdalena no sólo afectaría a los recorridos y horarios de las hermandades y cofradías, sino que los comercios, establecimientos hosteleros y plazas de aparcamiento —tanto de la nueva zona como de la antigua— se verían beneficiados o perjudicados.

El principal inconveniente del recorrido oficial por la Plaza de la Magdalena, Méndez Núñez y la Plaza Nueva es el acceso a las plazas de garaje que hay en esta zona, más residencial que la de Sierpes y la Campana, y en la que se encuentra un aparcamiento público con más de trescientas plazas. El parking público de la Plaza Nueva, en la calle Albareda, vería imposibilitado sus accesos puesto que, por la Plaza Nueva, estarían los palcos y, por Méndez Núñez, las sillas.

Si a esto le sumamos las plazas de garaje privadas de esta zona, la restricción de uso afectaría a unas cuatrocientas plazas aproximadamente. Además, muy próximo a la hipotética Carrera Oficial está el parking de la Magdalena, colindante con El Corte Inglés, al que habría que buscar una solución para que las sillas de la zona limitaran con los accesos y salidas del aparcamiento.
Éste sería el principal inconveniente del cambio de Carrera Oficial, puesto que Sierpes, al ser una zona peatonal, carece de aparcamientos y, la Campana, al no ser una zona claramente residencial, tampoco.

Los comercios
Otro de los sectores que sufriría el cambio sería el del comercio. A pesar de lo que se puede pensar, la mayoría de comercios de la calle Sierpes se verían perjudicados con el cambio de Carrera Oficial y, a su vez, los de Méndez Núñez, Magdalena y Plaza Nueva, beneficiados.

Según el portavoz de Aprocom, José Aycart, «aunque en la calle Sierpes no se produzcan ventas durante las horas por las que las hermandades transitan por la Carrera Oficial, es un puro escaparate».

«Esto no es como con la movilidad, que es un tema que sí afecta a todos los comercios», indicó. Y es que el hecho de que la carrera oficial discurra por una calle como Sierpes «no sólo le aporta fama a la calle, sino que se dan a conocer las mercancías en los escaparates de las tiendas: las cámaras de televisión, la radio… El comerciante lo que necesita es poner su mercancía en el escaparate y cuantas más personas pasen por delante, aunque el comercio esté cerrado, muchísimo mejor», señaló a ABC el portavoz de Aprocom.

Aún así, «hay quien lo verá como algo positivo y como negativo, ya que no todos los comercios necesitan la publicidad de la calle». Sería el caso de las grandes marcas, a las que sí le afecta el discurrir por delante de su establecimiento.
«Ocurre igual —indica Aycart— con la Feria, en la que los comerciantes de los Remedios, a pesar de no tener ventas, son reacios al traslado», y añade que «el hecho publicitario de nombrar a la calle, en sí mismo, es un beneficio de tal magnitud que supera con creces los perjuicios de tener los comercios sin ventas durante ese tiempo».

Al igual que los comercios de Sierpes se verían en su mayoría afectados, los de la zona de la Magdalena y Méndez Núñez serían «revalorizados». Esto lleva a Aprocom a «no entrar en el debate de si debe ser por un sitio u otro. Una vez se decidiera el cambio, exigiríamos al Ayuntamiento que las medidas que se tomen beneficien más que perjudiquen a los comerciantes afectados».

La hostelería
Mientras los comercios no venden en Semana Santa, puesto que el que quiere hacer compras no se desplaza a un lugar atestado de público, los establecimientos de hostelería venden más que nunca, puesto que el número de personas que acuden a consumir es muy superior al del resto del año.

Esto genera que los establecimientos que están en las zonas por las que discurre la Carrera Oficial se vean cercados por las sillas y limitada su clientela a los abonados únicamente. Es el caso de la confitería La Campana, cuyo dueño comenta que «a nosotros nos beneficiaría que la Carrera Oficial se traslade a la Magdalena porque estamos muy acotados».

Juan Robles, el portavoz de los hosteleros, afirma que «sería una pena por lo emblemático de la zona, pero creo que a lo mejor resultaríamos beneficiados con el cambio porque las masas de personas podrían acceder con libertad a los establecimientos». Además, la Plaza de la Magdalena, Méndez Núñez y la Plaza Nueva «carecen de establecimientos de hostelería, por lo que ninguno se vería afectado».

El cambio de la Carrera Oficial beneficiaría a algunos comercios de Sierpes que prefieren que no discurra por delante de su establecimiento, y a los establecimientos de hostelería; pero perjudicaría a otros comercios. Sin embargo, el principal hándicap radica en que cercaría las plazas de aparcamiento de la nueva zona.

Encuentra más fotos como esta en Cofrades