Juan Carrero, hermano mayor de las Penas de San Vicente / ABC
Juan Carrero, hermano mayor de las Penas de San Vicente / ABC

Carrero y el balance de sus seis años al frente de las Penas

Juan Carrero se despide como hermano mayor de las Penas después de seis años en el cargo

Por  0:24 h.

La hermandad de las Penas celebra este jueves, 14 de junio, cabildo general de elecciones, a partir de las 18:00 horas en su casa de hermandad, situada en la calle Miguel del Cid y en la que concurre el actual teniente hermano mayor, José Luis Caballero Ávila. 

Con ello, concluye el segundo mandato de Juan Carrero al frente de la hermandad de las Penas. Seis años que han dado para mucho, para mantener y consolidar el tesoro de patrimonio que posee esta hermandad, de aumentar la nómina de hermanos y la cofradía, de la gran vida de hermandad que le atesora a la corporación del Lunes Santo.

Un apellido, Carrero, muy afincado a esta hermandad, ya que el padre del actual hermano mayor, es uno de los artífices de la personalidad de esta cofradía por muchas razones, tal y como queda reflejado en este reportaje acerca de la estética de las Penas. Tras 65 años consecutivos, ningún miembro de esta familia continuará como oficial de junta, «mi padre entra a formar parte de la junta de gobierno de Las Penas, en el año 1953, de prioste, y fue oficial de junta de gobierno, ininterrumpidamente hasta su fallecimiento,  y yo en el año 1988, entró a formar parte de la junta de gobierno, también de prioste. Desde ese año, 1953, hasta este año, siempre hubo un Carrero en la junta de gobierno de Las Penas. 65 años. No tiene ni punto de comparación el trabajo realizado por mi padre en Las Penas, como el que yo haya podido desempeñar. Si es posible que para algunos sea extraño que no haya ningún Carrero en la nueva junta de gobierno, después de tantos años, pero esta vez, tiene que ser así».

Juan Carrero ha hecho un balance de estos dos mandatos, «aunque creo que eso debe evaluarlo sobre todo la propia hermandad, si puedo decir que estoy plenamente satisfecho, pues el amplio y ambicioso proyecto de trabajo que nos propusimos hace ahora seis años, lo hemos realizado en su totalidad».

Una hermandad que conserva su exquisito patrimonio como oro en paño. El más significativo ha sido la restauración del palio de la Virgen de los Dolores, «me quedo con la restauración de las bambalinas del palio, y de la cruz de guía, que diseñara mi padre hace más de 50 años, sin olvidar también la restauración del personalisimo altar de quinario, también ideado por él.

Por otro lado, las Penas también le ha caracterizado la innovación por ejemplo en la labor de caridad, con la creación de actividades novedosas en el mundo de las cofradías, «me quedo también con algunas cosas novedosas, una, el sacar a la calle en el mes de diciembre a la hermandad de las Penas, con la “Carrera del Euro”», un evento creado en la plaza del Salvador.

Dentro de esa labor que ha permitido el crecimiento de las Penas está la comunicación, con la creación de varios medios directos al hermano y al mundo cofrade, «durante todo el año, los hermanos de Las Penas, y la Sevilla cofrade en general, ha estado día a día informado de todos los actos y actividades que realizara la corporación, a través de la implantación por primera vez de una página web, así como en las redes sociales. Internamente, en la vida diaria de la hermandad, me quedo con la aprobación también por primera vez en la historia de Las Penas, del reglamento de régimen interno».

Después de seis años al frente de la hermandad, Juan Carrero se lleva el cariño de los hermanos, de su familia, de sus amigos y hermanos, aunque seguirá viviendo su hermandad día a día como ha hecho durante toda su vida, «son muchos los momentos vividos, que hacen que merezca la pena todo, pero me quedo sobre todo en el disfrute personal, al ver a los hermanos de Las Penas, pasar por delante, para hacer pública su profesión de fe, tanto en la función principal de instituto, como en la función de la Virgen, el Viernes de Dolores, como así, los seis Lunes Santo vividos, seis Lunes Santo, plenos, presidiendo a esta magnifica cofradía».

Las Penas sigue en crecimiento, a pesar de ser una hermandad del casco antiguo, con un patrimonio único y una personalidad que le caracteriza en todos los aspectos, «en estos seis años, se ha consolidado una gran cofradía en la calle, y una hermandad más unida aun si cabe, manteniendo y acentuando el estilo propio de Las Penas, que heredé de mis antecesores, y que marcaron nuestros mayores», concluye Juan Carrero.