CARTEL

El cartel de Rafael Franco para el Via Crucis de las Cofradías 2018

También fue presentada la papeleta de sitio conmemorativa, obra de Antonio Bohórquez

Por  0:05 h.

La sede del Círculo Mercantil e Industrial ha acogido la presentación del cartel del Via Crucis de las Cofradías que este año estará presidido por el Señor Cautivo de la hermandad de los Dolores de Torreblanca.

Una obra realizada por el pintor Rafael Franco, utilizando su técnica habitual, la del pastel sobre papel y con una dimensión de 100 x 70, «el Señor Cautivo de Torreblanca aparece en el lado izquierdo de la obra en una posición 3/4, finalizando su imagen a la altura de sus manos, y mostrando su lado derecho. Elegí está posición para conseguir transmitir sensación de movimiento, con la intención de representar que el Señor avanza hacia la Catedral. Personalmente, considero que si se hubiera situado en el lado derecho de la obra la sensación hubiera sido la contraria, de regreso al barrio».

Por otro lado, el autor destaca que lo representa con túnica blanca por varias razones «bajo mi punto de vista, creo que ese color nos puede ayudar a ver a un Jesús más humano, que para llegar a nosotros se hace como nosotros. Con esta intención, omito también sus potencias, para presentarlo aún más cercano, más hombre.. Sólo un pequeño resplandor de luz detrás de su cabeza lo diviniza. En contraposición a esa primera razón que expongo, el blanco como color litúrgico simboliza alegría, pureza….pero también representa la divinidad de
Dios. Este color me ayuda mostrar a un Jesús que, aún asumiendo la naturaleza humana, no deja de ser Dios. Por último, utilizando el blanco en la túnica también pretendo que esa primera mirada del “espectador” no se desvíe hacia ningún otro detalle del cartel, consiguiendo que el verdadero protagonista de la obra sea Él».

Cartel del Via Crucis de las Cofradías / RAFAEL FRANCO

Otro de los detalles del cartel es cómo ha querido anunciar el principal acto de las hermandades penitenciales en la Cuaresma, «En la parte inferior derecha de la obra posiciono el anuncio de lo que acontece y el lugar, nuestra querida ciudad (El Sevilla Crucis, como lo he bautizado). Todos sabemos que el término Via Crucis en latín significa “camino a la cruz”, pues mediante un juego de letras, aprovechando q el nombre de la Ciudad de Sevilla contiene la palabra VÍA, he utilizado un color diferente para destacarla y para, de manera simbólica, decir que la Sevilla cofrade y cristiana es testigo y forma parte de ese camino a la cruz que Jesús recorre cada año por nuestras calles. Leemos, por tanto, VÍA CRUCIS en color blanco y lo decido así por la razón ya comentada (color litúrgico q representa a Dios). Como punto de unión entre las dos palabras una cruz q sirve de “I” en CRUCIS. Para el segundo color que conforma la palabra “Sevilla” elijo el morado, color que litúrgicamente significa “tiempo de espera, tiempo de preparación”…. lo que para nosotros los cofrades y cristianos es la Cuaresma. Y todos sabemos q es el primer lunes de cuaresma cuando se realiza este Via Crucis. Además los colores morado y blanco son los colores de la cofradía».

Por último, la pintura contiene de una inscripción, «quería representar de alguna manera en el cartel la visita del Señor a la Catedral. Me decido por incorporar al cartel la inscripción bíblica que contiene nuestra Giralda en su cornisa : “TURRIS FORTISSIMA NOMEN DOMINI” del libro de los Proverbios en su capítulo 18 y q hace alusión al triunfo de la fe Cristiana en el mundo: LA TORRE MÁS FUERTE ES EL NOMBRE DEL SEÑOR. Además del significado bíblico, muy en relación al acto de fe que significa la celebración del via crucis, con la palabra “Turris” y el color blanco de la túnica del Señor le hago un guiño al barrio de Torreblanca.

Papeleta de sitio del Via Crucis

Papeleta de sitio del Via Crucis de las Cofradías / ANTONIO BOHÓRQUEZ

Además del cartel, era presentada la papeleta de sitio conmemorativa del Via Crucis, un trabajo de Antonio Bohórquez, «ha sido ejecutada en varias técnicas, entre las que predomina la acuarela. En su composición, atendiendo la idea transmitida por la Hermandad, se representan diversos elementos que le confieren una importante carga simbólica, formando todos ellos un conjunto en estilo rocalla con un protagonismo especial del color morado, representativo de la corporación».

En la papeleta, el autor que querido que aparezca el carácter sacramental de esta hermandad, el corazón con los siete puñales, el escudo del arzobispo, Juan José Asenjo Pelegrina y el del Consejo, «en la parte superior de la obra se representa el resplandor que corona el retablo mayor de la Iglesia de Il Gesú en Roma, Iglesia Madre de la Compañía de Jesús. El monograma JHS en pan de oro, motivo central del resplandor, representa a Jesús Sacramentado con una relevancia especial en la composición; recordando de esta forma la necesidad de poner a Cristo en el centro de nuestras vidas a través de la Eucaristía. Entre los ángeles que figuran en el basamento, uno de ellos sostiene el corazón con los siete puñales, símbolo representativo de la Virgen de los Dolores; mientras otro lleva en su mano la flor de azucena de San Antonio de Padua. En la parte central, a ambos lados de la obra se disponen en sendas cartelas el escudo de don Juan José Asenjo, Arzobispo de Sevilla, y el del Consejo General de Hermandades y Cofradías».

Por último, queda representado el lugar del acto y desde el templo que va a realizar la salida, «simbolizando la ida de la hermandad y el propio barrio de Torreblanca a la Santa Iglesia Catedral para la celebración del Vía Crucis, en la cartela inferior se representa la antigua torre que da nombre al barrio así como la Puerta de la Asunción del primer templo de la ciudad. En torno a la orla, se reparten pinceladas de hojas, flores y frutos de las especies vegetales -abedul, cedro, ciclamor, y acacia- que dan nombre a las calles aledañas a la Parroquia de San Antonio de Padua, por las que discurrió el Señor en su primer Vía Crucis en el barrio».

Orla del Via Crucis

Convocatoria del Via Crucis de las Cofradías

José María Gómez es el autor de la convocatoria del Via Crucis de las Cofradías. Es el diseñador de la actual túnica de nazarenos de la hermandad de los Dolores de Torreblanca, de la crestería y bambalinas del antiguo paso de palio, el creador de pintar las nuevas bases de los varales, y actualmente diseña una nueva saya para la dolorosa.