La Virgen de los Dolores en el rosario de la aurora / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

El Cerro, un barrio lleno de fe y devoción con la Virgen de los Dolores

La hermandad inició un mes dedicado a la Virgen de los Dolores con el rosario de la aurora

Por  10:02 h.

El barrio del Cerro del Águila volvió a vivir un año más el rosario de la aurora de la Virgen de los Dolores, esta vez, por el barrio, visitando a sus vecinos. El estandarte de una feligresía que nunca falla, fieles a su cita con su dolorosa que la acompañó desde el alba.

Minutos antes de las ocho de la mañana se abrían las puertas de la parroquia. Miles de personas acompañaron como es habitual a su Virgen, llegando a abarrotar las calles allá por donde pasaban. Fiel reflejo de un barrio con su Virgen de los Dolores.

El Cerro sin duda, es una de las hermandades de devoción verdadera, de dar testimonio de fe. Familias enteras, niños, jóvenes, mayores, incapacitados, personas que no viven en el barrio y regresan para rezarle y venerarla, o ver como los vecinos se asoman a sus balcones engalanados. para dar las gracias por seguir estando con ellos.

Las andas la portaban las mujeres, mientras una amplia bulla hacía que el cuerpo de acólitos fuese más hacía delante para dar paso a la marea de personas que van tanto delante como detrás de la Virgen de los Dolores.

La Virgen de los Dolores portaba un manto estrenado el pasado año de camarín azul y plata por su vestidor, Francisco Carrera Iglesias «Paquili», el cual ha contado en su confección con la colaboración de Francisca Rosado Trigueros. Además,  la saya azul con bordados en plata que fuera realizada gracias a la donación de un traje de torear de José Sánchez Sánchez Hipólito y estrenada en el rosario de la aurora de 1996, confeccionada igualmente por Francisco Carrera. La citada saya es una de las dos que posee la Santísima Virgen de origen torero, siendo esta fruto de una donación de 1995 del mencionado torero, nacido en el Cerro del Águila. Sobre la misma, luce la Virgen la la medalla de oro de la hermandad de la Paz, Hermana Mayor Honoraria de la corporación del Martes Santo.

A las nueve y media de la mañana, cruzaba el dintel de la puerta de la parroquia para dar paso a un mes de septiembre mágico en el barrio del Cerro del Águila donde es renovada la devoción a la Virgen de los Dolores.

PARA VER LA GALERÍA FOTOGRÁFICA DE M. J. RODRÍGUEZ RECHI, PINCHE SOBRE LA IMAGEN