La Cena pide amparo al Estado por los ataques a la religión católica

Por  7:50 h.

ImageLa Hermandad de La Sagrada Cena ha salido al paso, al igual que hiciera hace unos días la de Los Javieres, del catálogo de fotografías editado por la Junta de Extremadura y que muestran, entre otros, a Jesucristo y a la Virgen María en actitudes «obscenas y pornográficas». En un comunicado remitido a ABC, la corporación del Domingo de Ramos recuerda que la libertad de expresión «debe y tiene límites claros y nítidamente fijados. Dichos límites no deben nunca transgredir doctrinas, creencias, normas, dogmas con escándalos que preconizan malos ejemplos de vida y violaciones de derechos fundamentales». Igualmente, y ante la justificación política de que fue realizado en 2003, «lo que nos agrede como católicos no es su temporalidad en el tiempo, si no el fondo que nos produce perturbación, consternación y repugnancia». Es por ello que «públicamente rechazamos estos actos abyectos que no hacen sino crear indignación en nosotros, los católicos», a la par que «nos sentimos profundamente heridos en nuestras creencias, en nuestras ideas religiosas que hunden sus raíces en lo más íntimo de nuestras almas» y «nos sentimos humillados y ofendidos por la rudeza y falta de correspondencia con que ha sido tratada esta situación». La nota, firmada por el hermano mayor de la Sagrada Cena y la junta de gobierno de la corporación, critica asimismo «la utilización de caudales públicos aportados también por los católicos». Es por ello que la corporación se reafirma en sus convicciones católicas, recordando que «nos apoyamos en valores éticos y morales en los que no cabe el menoscabo de ningún credo, siendo extremadamente respetuosos con todas las opciones».

Amparo del Estado

La Hermandad de la Sagrada Cena, ante tales ofensas para la religión católica, para los católicos y para la Iglesia, «pedimos el amparo del Estado ante el incremento exponencial de ataques a nuestra religión en medios sociales, de comunicación y políticos, al menos al mismo nivel que otras confesiones». Por último, precisa la nota que como defensores de la devoción que sienten por la Virgen y como seguidores de Jesús «defendemos su pureza de alma y espíritu deplorando la utilización de su figura como paradigma pornográfico».