Cristo de la Misión y Pasión y Muerte, dos maneras distintas de vivir el Viernes de Dolores

Por  13:45 h.

ImageJunto a Pino Montano, Dulce Nombre de Bellavista y Palmete-Padre Pío, ayer procesionaron otras dos corporaciones que, sin ser de penitencia, están consideradas como clásicas en este Viernes de De Dolores. De una parte, el misterio de la archicofradía del Claret, presidida por el Cristo de la Misión.

Heliópolis de gala para ver a Jesús por la calle de la Amargura mandado por Antonio Santiago, que comenzó su particular «maratón» que llegará hasta el próximo Domingo de Resurrección, cuando entre el palio de María Santísima de la Aurora. Muchos niños acompañando al Cristo de la Misión y sones de la banda del Sol ya clásicos entre el perfume de azahar que desprenden los cientos de naranjos que jalonan las calles de este señero barrio sevillano.

Mucha gente alrededor del paso de misterio y esperando su llegada. Otra de las corporaciones que sigue esperando su aprobación como hermandad de penitencia. Yen Triana, el silencio y el negro de Pasión y Muerte. De nuevo, la maniobra extraordinaria para que la impresionante talla de José Antonio Navarro Arteaga salga de la parroquia del Buen Aire. Laimagen totalmente en horizontal y, tras la primera revirá ya fuera del templo, Cristo comenzando a erguirse mientrasrompen el silencio dos saetas quebradas. La mejor manera de olvidarse de los distintos avatares sufridos en estos últimos tiempos y así pensar en el futuro de la agrupación parroquial que, de nuevo, llegó hasta Santa Ana.

Image