El Cristo de la Vera Cruz de Benacazón

BENACAZÓN

El Cristo de la Vera Cruz de Benacazón, una joya del siglo XVI

Procesiona en la tarde del Jueves Santo en el antiguo paso de la hermandad de la Vera Cruz de Sevilla

Por  0:01 h.

Benacazón tiene en una de sus grandes devociones al Cristo de la Vera-Cruz. El Alcalde de Honor perpetuo de la Villa de Benacazón recibe cada día decenas de fieles y devotos venidos no solo del propio pueblo sino de toda la provincia. Esta talla de mediados del siglo XVI tiene una larga y bonita historia por su fuerte arraigo en la zona así como una serie de leyendas y milagros atribuidos que la tradición se ha encargado de mantener con el paso de los años.

Pasear por las calles de este municipio sevillano es observar la devoción del Cristo de la Vera-Cruz por la cantidad de azulejos, marcas significativas y recuerdos en su honor por las diferentes vías. Realiza su estación de penitencia en la tarde del Jueves Santo acompañado por el palio de la Virgen de los Dolores. El Señor de la Vera-Cruz es de autor anónimo y se sitúa en el círculo de Gaspar del Águila, un autor castellano que trabajó en Sevilla por aquella época. Se trata de una imagen de estilo renacentista que conserva rasgos góticos visibles especialmente en su pelo natural tan característico que le otorga un sello inconfundible.

Varios expertos acreditan que la cara pudo ser tallada a través de una mascarilla de un cadáver hecha de pasta de madera. El realismo de la talla especialmente por la abundancia de sangre lo hace propio de la escuela a la que se atribuye. Pero esta imagen ha sufrido diversos cambios a lo largo de la historia a través de restauraciones que han modificado el aspecto del pelo o el sudario. Esta talla fue concebida para ser una imagen de pared aunque con el paso de los años fue modificada para que pudiese procesionar.

Procesiona en el antiguo paso de la Hermandad de la Vera Cruz de Sevilla

A principio del siglo XX fue incluido el velo que colgaba de la cruz siendo una estampa única de la provincia de Sevilla. Este aspecto estuvo presente hasta el 1960 donde se le retira. El imaginero carmonense Eslava Rubio, discípulo de Castillo Lastrucci, realizó una profunda restauración en 1973 aunque presentaba un tono que no era el original siendo de nuevo restaurada en 1996 por Juan Abad Gutiérrez y Silvia Patricia Martínez.

El antiguo paso de la Vera-Cruz de Sevilla

Cada Jueves Santo realiza su estación de penitencia en el antiguo paso de la Hermandad de la Vera-Cruz de Sevilla que fue adquirido en 1965. El paso es portado por treinta costaleros y está realizado en madera de caoba. Está compuesto por catorce cartelas que representan el Vía-Crucis y fueron realizadas por Antonio Castillo Lastrucci en 1954. También completan la canastilla cuatro figuras de los «defensores de la Vera-Cruz»: San Francisco de Asís, Santa Elena, el Papa Pablo III y el emperador Constantino. Por último realizó las cuatro parejas de ángeles que forman los portahachones. En 1985 fueron incluidas las maniguetas por Julián Fernández.

La devoción del Cristo de la Vera-Cruz de Benacazón reúne también innumerables historias y leyendas mantenidas a lo largo del tiempo. Sin duda, tradiciones orales y escritas que dotan de valor y conocimiento esta obra del siglo XVI.

Fran Vergara

Fran Vergara

Fran Vergara

Últimas noticias deFran Vergara (Ver todo)