El Cristo de las Cinco Llagas, el primer via crucis de la Cuaresma

La Trinidad recorrió algunos de los conventos más bellos de la ciudad

Por  0:40 h.

El Cristo de las Cinco Llagas de la hermandad de la Trinidad ha protagonizado el primero de los via crucis de la Cuaresma, una cita clásica en el inicio de los días más intensos que vive Sevilla.

La música de capilla y la Escolanía de María Auxiliadora que iban detrás del crucificado daban recogimiento al acto. Minutos antes de las ocho de la tarde comenzaba este culto externo con la visita a la casa natal de Santa Ángela de la Cruz.

Después, cruzó por Enladrillada donde un camión quedaba encajado en la esquina de la calle Santa Paula y tuvo que retroceder. Llegaba la cruz de guía para visitar los conventos, el de las Siervas de María, el convento de Santa Paula, el de Santa Isabel y la calle Socorro, así como la capilla de los Servitas.

Quizás uno de los momentos históricos era vivido en la parroquia de San Román, con la llegada del Señor de las Cinco Llagas que accedió al interior del templo. En el altar mayor, la Virgen del Subterráneo de la Cena para sus cultos ante el crucificado de Luis Álvarez Duarte. Una estampa que quedará en los anales de la historia de las cofradías.

La Cuaresma ha comenzado. El tiempo continúa con los plazos previstos, donde Sevilla se reencuentra consigo misma, con sus tradiciones y mantiene el amor hacía Dios. A menos de 40 días del Domingo de Ramos.

El Cristo de las Cinco Llagas en Santa Paula / M. J. RODRÍGUEZ RECHI